Peter Dragicevic derriba todos los mitos del Monumental

El ex presi de Colo Colo repasó con La Cuarta la historia del “David Arellano”. La misma que hoy contará Memorabiblia de CDF.


De los mismos creadores de “Salas no estaba adelantado el ‘94”, llega “la historia del Monumental”. Sí, hoy a las 20 horas, Memorabiblia de CDF repasa los años más gloriosos del Colo y, como La Cuarta escribe la historia, Peter Dragicevic aclaró en colores los mitos ochenteros.

Hoy veremos un momento muy luminoso de los albos, ¿cómo lo recuerda usted? Es particularmente interesante, porque cuando llego en 1986 a la presidencia de Colo Colo, en el mismo diario La Cuarta entrego mis tres objetivos: lograr la independencia de la asociación de clubes, ganar un título internacional y terminar el estadio. Y en la práctica se cumplieron los tres objetivos.

¿Cuál era la razón principal para construir la casa propia? Nosotros entendimos que para brillar en el ámbito internacional, necesitábamos hacernos fuertes de local. Eso quedó ratificado cuando no pudimos avanzar en la Copa de 1990 por no tener luz en nuestro estadio y perdimos por penales en el Nacional (ante Vasco da Gama).

El Monumental de Pinochet

La pregunta del millón: ¿es verdad que Pinochet puso plata para terminar el “David Arellano”? Eso es pura ficción. Una mentira que refrenda lo chaquetero que es el chileno, el cual no cree que se pueden lograr cosas con trabajo y esfuerzo.

Pero muchos aún lo creen, por el anuncio que se hizo en la época… Jamás se concretó ayuda alguna y si fuera verdad, habría un documento público que avalaría esa historia.

Puro humo… Hay gente que dice que no se llegó a la Luna. Esas cosas no aportan ni vale la pena gastar tinta en ello.

¿Cree que hoy el fútbol chileno está para grandes obras? Hoy la actividad está en un estado calamitoso. Estamos ad portas de entrar en una era glacial, donde volveremos a ser semi-profesionales.

Ni hablar de ganar la Libertadores… ¡No hay ni una posibilidad!

¿Qué les aconsejaría a los actuales dirigentes? Que se vayan del fútbol y cambiaría la ley de las sociedades anónimas, porque es un fracaso.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo