Valenzuela descubrió al rapero y saxofonista que llevaba adentro

El talento paralímpico alista la ruta a Tokio 2021 entre la bicicleta y su talento musical para fortalecer la mente en el encierro. “Así me relajo de la presión de entrenar”, cuenta.


Acostumbrado a picar como el viento y sacar aplausos planetarios con su exitosa carrera, Cristián Valenzuela ha debido arreglárselas al igual que sus colegas atletas para entrenar y no achancharse en el encierro santiagüino.

Pero como nuestro talento no vidente todo lo puede, en su casa aparte de darle duro a la bicicleta, también ha pulido sus dones más ocultos. Eso sí, lo primero es su carrera en las pistas de atletismo y entre la cleta, flexiones y ejercicios de fuerza, el hombre de Conchalí se motiva con miras a los Juegos de Tokio 2021.

“No me puedo quejar. Sé que hay gente que lo ha pasado mal y lo lamento. Soy un agradecido de lo que tengo ahora y entreno pensando en los Paralímpicos de Tokio. Me vino bien que se aplazaran los Juegos y me mantengo entrenando, la bicicleta no es lo mismo que salir a correr, pero ha sido mi gran compañera en estos días”, cuenta el medallista paralímpico a La Cuarta.

– Ni el encierro lo frena para ir a Asia…

-Estoy clasificado por zona y en el ranking van los primeros 10 (cierra en abril). Venía con falencias, no teníamos tiempo para trabajarlo y este período nos da la posibilidad de hacerlo. En teoría debiésemos llegar mucho mejor el próximo año.

– ¿Cómo se trabaja lo mental estando encuevado? Hasta sube videos haciendo challenges…

-Y me grabo solo, ojalá haya enfocado bien la cámara y no apuntara al techo, jajá. Es importante el tema mental, soy una persona que intenta acomodarse harto en situaciones, me gusta el rap desde niño y nunca había podido aprender. También me he entretenido con el saxofón.

– ¿Cómo así?

-Tengo un programa para hacer bases de rap, estoy aprendiendo y creando música en el computador. Trabajo en temas y los quiero subir para mostrarle a la gente. Eso sí, con un seudónimo, para que la crítica no sea desde el cariño a mi nombre de deportista.

– Se lo toma en serio entonces…

-Tenemos algunos proyectos sociales con eso, llevar a algunos raperos a la condición de discapacidad y desafiarlos desde esa perspectiva. La música me gusta mucho, crear, tiene otro mundo diferente y te olvida que estás acá encerrado y muchas veces sin ganas de hacer las cosas. Es ahí donde me levanto y me motivo.

– ¿Y qué hay del saxofón?

-Lo tenía ahí guardado, vino esto y dije “¿por qué no? Soplémoslo a ver qué sale”. Estoy con esas dos cosas que me permiten irme un poco de esto, de la presión de entrenar y relajarme un poco. Ha sido súper bello conocer el saxofón. Es un instrumento súper clásico.

– ¿Lo llevará a Tokio para seguir dando alegrías al país?

-Siempre intentaré dar lo mejor para la gente chilena, sobre todo ahora que lo han pasado mal. Conozco las temáticas sociales y estoy involucrado en eso, de que las cosas se solucionen. Trato de aportar desde mi vereda, en charlas o mensajes positivos a los chicos. En los torneos no es Cristián Valenzuela, represento a esa gente.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo