Ahora Truffy le mueve la colita a Lucho Andaur

Periodista lloró piolita la muerte de Tambor, can que lo acompañó por todo el mundo.


“El mejor amigo del hombre es el perro”. Esta conocida frase la tiene súper clara Luis Andaur, quien es amante de los animales y especialmente de los guau, guau.

Es por eso que estos últimos días hay un tema que lo acongoja profundamente. Su mascota fiel Tambor, un perrito labrador que lo apañaba en todas sus aventuras extremas en busca de los animales más salvajes de mundo, murió hace un mes. 

La estrecha relación entre Lucho y su can nació cuando trabajaba en la pomada La Ley de la Selva, conducida por Sebastián Lindorfo Jiménez. En ese  tiempo  Lucho recorrió los criaderos de canes hasta que se encontró con el perruno de innumerables gracias: se lanzaba desde 3 a 4 metros de altura al agua, nadaba como un pirigüín e incluso volaba en parapente. Todo un deportista que encantó a los peques del programa.

Cuando se terminó el cocido en Mega, parte del equipo, entre ellos Lindorfo, Lucho Andaur y el perrito Tambor, se trasladaron al 13 para realizar el cocido Annimales, Posteriormente, Lucho y su mascota se fueron a Chilevisión para seguir haciendo de las suyas en el cocido Pasaporte Salvaje. 

De ahí no se sabía nada del periodista ni de su peludo amigo, hasta que el diario pop encontró al aventurero en la Perrotón (ver nota secundaria).

Cuando le preguntamos por su perrito, nos contó la dura: “Tambor murió hace un mes, no he dicho nada. He estado calladito”.

Si bien no quiso ahondar en las causas de su partida porque le parte el alma la pena, lo cierto es que Lucho ahora  comparte sus aventuras con Truffy, una perrita que también es labradora. “Es mi compañera ahora, está reemplazando a Tambor”, 

– ¿Cómo anduvo Truffy en la carrera?

– Súper bien, excelente. Es primera vez que corro con mi perrita así que no sabía cómo iba a reaccionar, y lo hizo muy bien. 

– ¿Y ahora ella te apaña a todos lados?

– Sí, a todas.

– ¿Aparte de la Truffy, tienes otras mascotas?

– Tengo al Oso y otros perritos callejeros que llegan a tomar desayuno, duermen y se van. 

Seguir leyendo