Daniel Fuenzalida F.

Daniel Fuenzalida F.

Animador

Espectáculos

¿Hasta cuándo estará Lucho Jara en el congelador?

Desde esta tribuna salgo al paso de tal decisión. Y lo hago con todo el respeto y admiración por la labor del productor ejecutivo del espacio, Pablete Alvarado. Es que el hombre sabe de programas franjeados y lo ha demostrado. Sin embargo, esta vez no estoy con él. Creo, derechamente, que se equivocó.


El timón de “Mucho Gusto” tuvo un brusco giro hace unos días: José Miguel Viñuela y Luis Jara entraban al congelador debido a un cambio en la línea del matinal hacia un sentido periodístico, debido a la contigencia del Covid 19.

Desde esta tribuna salgo al paso de tal decisión. Y lo hago con todo el respeto y admiración por la labor del productor ejecutivo del espacio, Pablete Alvarado. Es que el hombre sabe de programas franjeados y lo ha demostrado. Sin embargo, esta vez no estoy con él. Creo, derechamente, que se equivocó.

Un programa de tantas horas al aire no se sustenta solo de información dura. Es verdad, necesitamos saber la opinión de médicos especialistas, alcaldes y epidemiólogos, pero llega un momento en que se avanza en círculos. Es el instante donde corremos el riesgo de caer en el sensacionalismo con temas sensibles como la muerte. Detrás de las cifras hay familias, dramas, sueños y frustraciones.

Soledad Onetto, la nueva mujer ancla del matinal, está informada y cumple el rol de entregar antecedentes y contexto. Su plus no está en la empatía; tampoco en la cercanía. Ella es dato duro; opinión.

En el marco de los cambios, Luis Jara pasó a la reserva. Él un hombre que sin ostentar el título de periodista puede interrogar a un experto y a los pocos segundos sacar lo mejor de la señora Juanita, aquella telespectadora anónima que tras la mascarilla guarda rencor y rabia por las injusticias del sistema.

Es en esos momentos épicos donde Lucho sabe jugar como ninguno. Sale al paso con maestría. Cuando detecta que un televidente viene con un mensaje cargado de ira lo conduce a un plano distinto.

Ni hablar cuando aparece en pantalla -o a través del audio- una mujer de avanzada edad. Si alguna vez Enrique Maluenda fue el rey en ese segmento, hoy la corona la tiene -más bien dicho la tenía- Luis Jara.

Todo ese desplante lo vuelca a diario a través de los Live de Instragram. Con su señora (en off,) el también intérprete conduce un programa a sus anchas. Y ya no requiere de otros famosos para que lo acompañen. Desde hace algunas ediciones comparte el aire con cantantes anónimos que muestran sus capacidades, mientras Lucho disfruta como pez en el agua.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo