Lisandra Silva

Lisandra Silva en el peak del coronavirus: “Usaré mi instinto salvaje”

Autor: Natalia Galaz

Está a un mes de tener a Noah, su primer hijo, y sabe que será complejo, por los miedos, el invierno y la distancia social. Eso sí, en la espera ha sorprendido con el baile, “que ayuda a estar flexible, porque tendré parto natural”.


Estaba la opción de tejer, bordar, hacer mandalas o cocinar kuchen para su amado Raúl. Pero no. Lisandra Silva lleva el ritmo en la sangre, y aunque ya tiene ocho meses de embarazo, lo suyo es el baile, la sensualidad y una energía que contagia. Por eso, hasta en la cuarentena arma espectaculares coreografías, que ya quisieran los negritos del ataúd.

Resulta que la modelo, que tiene como “maestro” a uno de los Power Peralta, constantemente realiza grabaciones y las comparte en redes sociales, con una panza más grande que la del Bichi Borghi en un tenedor libre. Y su última creación habría dejado con la boca abierta a Karen Connolly, gracias a “Physical”, de la británica Lua Lipa.

En el video de tres minutos, la cubana de 33 años se muestra en diferentes rincones de su casa, primero en ropa interior y después con un traje rosado. Bate huevos, se agacha, se estira, agarra el escobillón, comparte escena con su novio y, al final, termina brindando en la piscina. “Yo soy gran admiradora de Lua y su canción me da energía”, avisó.

– Llama la atención que te muevas tanto con la tremenda panzota… Sí, al ver el video se ve mucho baile, pero en este caso hacía la coreografía, descansaba, seguía, me sentaba, almuerzo, un refresco… Lo hicimos en el finde pasado, me ayuda mucho, ya que estar siempre acostada genera muchos dolores musculares. Y debo decir que Raúl armó toda la coreografía y lo editó, es muy creativo.

– ¿Da miedo hacer algún movimiento brusco, ah? No pasó por mi cabeza caerme o golpearme, no pierdo el equilibrio. Sí son 20 kilos más, la barriga pesa y los movimientos no son los mismos. Incluso, hice más lenta la coreografía.

– Estás a un mes de la llegada de Noah. Será justo en el peak de esta crisis… Sí, son momentos difíciles, pero qué le vas a hacer. No puede esperar un año más adentro, jajajá. Vamos a encontrar la manera de sobrevivir con él. Habrá comunicación con los médicos, si no sabemos qué hacer iremos a la clínica. Hay riesgo, será invierno, pero hay que vivirlo. Mientras, me relajo con el baile, ayuda al parto para elongar y estar flexible, porque será natural.

– ¿Por qué decidiste eso? En mi cabeza no cabe la cesárea, a no ser que el bebé esté en una posición difícil, que sea riesgoso para él o para mí. Quiero parir lo más natural posible. Pero hasta ahora no hay peligro. Tengo el cuello del útero muy cerrado, más que otras mujeres, se encuentra en estado muy cómodo, perfecto, y no será prematuro.

– Posiblemente no habrá visitas, los afectos serán a distancia… Los dos tenemos instinto salvaje, lo usaremos ahora con nuestro hijo, somos primerizos. Muchas madres me han dicho que uno irá conociéndolo y sabiendo qué es lo que necesita, pero más allá de eso me gustaría que estuviera la familia, tener apoyo emocional. Supongo que esta pandemia pasará, ahora hay que ver lo positivo, que tengo a Raúl las 24 horas del día.

– ¿Alcanzaron a comprar todo para Noah? ¡Nooo! No tenemos casi nada. Agradezco a Infanti que me contactó para que fuera embajadora hace meses y por eso ya hay algunas cositas necesarias, como coche, cuna colecho, silla de auto y saca leche.

– No hubo baby shower… No, ni eso tuvimos, tampoco pudimos crearle su cuartito, ya que no se puede traer a nadie a la casa, quedó todo así. Ahora tenemos que ver cómo nos organizamos.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo