Mari Godoy: “Con mi marido dijimos que esta guagua es un roble”

Autor: La Cuarta

La animadora disfruta de su prenatal luego de un embarazo movido, por el estallido social, Festival de Viña, pandemia y contagio de Covid. Se enfocó en arreglar la ropita y pieza de Ignacio.


Dicen por ahí que ver un test de embarazo con las dos rayitas es un momento perfecto, mejor que un gol de último minuto en un Mundial. Bueno, también es un golazo, pero con otro sabor. Y aquellas que son mamis en pandemia tendrán muchas historias para contarles a sus bebés, pero ninguna podrá superar a María Luisa Godoy.

Fue justo a principios del 2020 cuando la animadora del “Buenos días a todos” dio la noticia públicamente sobre la dulce espera de su cuarto hijo, Ignacio. Sin embargo, el proceso no ha sido fácil, ya que las condiciones del “mundo exterior” son complejas, sobre todo en relación a su trabajo.

“Con mi marido dijimos que esta guagua es un roble. Pasó el estallido social, un Festival de Viña especialmente tenso, la pandemia, mi contagio de coronavirus y, además, me acompañó durante estos meses haciendo el matinal”, contó a La Cuarta la Mari, que ya salió con su prenatal.

– Lo bueno es que todo ha ido viento en popa.

Tengo la suerte de que siempre me he sentido bien en mis embarazos y me encanta mi pega, así que he podido compatibilizarlo. Este, además, ha sido un embarazo en general más reposado por la pandemia. Ha sido una guagua bien empollada, jajajá. Y ahora que estoy descansando ha sido rico también tener tiempo para prepararle todo con calma.

Casi, casi

Godoy sabe que lo más complicado ya pasó y ahora espera la llegada de Ignacio, que debería ocurrir a fin de mes. Así, el tiempo lo ha aprovechado arreglando los últimos detalles de la pieza de su bebé, reuniendo ropita de niño y armando el bolso que llevará a la clínica para el parto.

“Ha sido rico, porque he podido armar sus cosas con calma. Como tengo tres mujeres, no ha sido como los anteriores que han heredado las prendas. Hace algunos días, por ejemplo, salí a comprar todo lo que tengo que llevar a la clínica, porque juraba que estaba con contracciones y parece que fue una polenta que me comí y me cayó muy pesada, jajajá”, soltó la animadora.

– ¿Y qué te dicen las niñas?

Ellas están fascinadas, le dan besos a mi guata el día entero y ya lo tienen lleno de regalos. Le han hecho muchos dibujos para su pieza.

– ¿Un mensaje para las madres que están en la misma situación?

Que lo disfruten. Yo creo que poder hacer teletrabajo es una maravilla para las que estamos embarazadas.

#Tags


Seguir leyendo