«Chile es espontáneo»: Pancho Saavedra cuenta todo sobre el regreso de Lugares Que Hablan

Autor: Guido Macari

El 11 de septiembre el popular programa de Canal 13 estrena su novena temporada, que incluirá 15 capítulos. El diario pop estuvo en el lanzamiento, evento que incluso contó con un show del exmúsico de Los Tres, Ángel Parra. El conductor habló sobre el papel que ha jugado este espacio en su carrera. “Me permitió reinventarme, dar un giro en lo que venía haciendo”, declaró.


“¿Qué ha significado Lugares que hablan en tu carrera?”, le pregunto a Pancho Saavedra una mañana de grabaciones en Canal 13. “Todo, todo”, responde, sin dudar, el conductor del espacio que regresa mañana a la TV.

Sin embargo, el popular animador llegó al programa de viajes más por casualidad que por premeditación.

Corría el 2013, cuando el proyecto recién se abría camino y tanteaba sus opciones. Por aquel entonces —según recuerda—, el programa pasó por distintos animadores, como los periodistas Lucía López, Cristián «Chico» Pérez, o los actores Héctor Morales y Paulo Brunetti.

Y, de repente, le propusieron a Saavedra que probara. «Y ahí me fui quedando, y me quedé», cuenta. «Se fue dando de manera natural, un tránsito natural».

Ya con nueve temporadas en el cuerpo, Pancho declara que «Lugares que hablan me permitió reinventarme, dar un giro en lo que venía haciendo». Desde el 2007, Saavedra había sido parte del extinto programa de espectáculos y farándula Alfombra roja (Canal 13).

Sobre ese cambio que pudo dar en su carrera, él expresa:

—Le agradezco profundamente al público que también lo permitió. Porque la gente tiene muchos prejuicios con respecto a la farándula; creo que las personas pueden transitar por todos los escenarios.

«Dan ganas de llorar»

Es viernes 3 de septiembre, pasado el mediodía, y en el patio central de Canal 13 tienen armado un cóctel con cosas para picar y tomar. En el centro, hay un escenario al cual se sube nada más ni menos que Pancho Saavedra, quien conducirá el lanzamiento de la novena temporada de Lugares que hablan.

En la ceremonia celebran que se sumarán nuevos capítulos a los 217 ya emitidos, y que se empezarán a dar el 11 de septiembre.

Todo el equipo de programa se encuentre presente y, desde la tarima, Saavedra le habla a otro de sus integrantes más populares:

—¿»Catador», te estás sirviendo alguna cosita?

—Echo de menos el cuero de chancho y el pan amasado —le responde, no conforme con las aceitunas, canapés y demases que hay sobre las mesas.

—Acompáñame, «Catador», compañero de tantas batallas… —le propone el animador para que se suba al escenario.

Y así, juntos, presentan un extenso adelanto de lo que será la temporada. Las imponentes tomas de cascadas, desiertos y volcanes, se mezclan con escenas de Saavedra arreando cabras, o emocionado mirando a un imponente mar y diciendo que «dan ganas de llorar».

Pero no solo eso. También muestran su recorrido por un campo en busca de los peculiares hermanos «Chalaila»… también, el encuentro con un pequeño local de comida rápida emplazado en un lugar inhóspito de la zona austral, «McPatagonal’s», donde sirven completos que, en vez de pan, son de sopaipillas… O la domadura de un caballo sin que este sea agredido, hasta poder sentarse en las patas traseras del animal sin que se altere…

Minutos después, el video termina y, desde el escenario, Saavedra mira al director del programa, Pedro Vergara.

—Un aplauso para Pedro —exclama—. Grande, grande… Aquí tienen director… por soportarme a mí —Y se ríe con ese histriónico estilo que lo caracteriza.

El hombre más viejo

Fueron casi ochos meses recorriendo todo Chile, yendo semana por medio, en viajes de cinco días, a las distintas locaciones de los capítulos que componen la nueva temporada del programa.

En la oficina del equipo de Lugares que hablan —relata Saavedra al diario pop— hay un enorme mapa en que van marcando los distintos puntos que han visitando.

—Comprenderás que ese mapa está súper rayado —dice—, pero no hay ni un 50% del mapa que ya esté rayado.

Aun así, también existen «lugares donde también queremos volver a ir, porque hay muchas historias que quedaron inconclusas, en la mitad, y que necesitamos saber qué pasó con ellas».

Eso sí, cuando quieren ir a una nueva locación, un periodista del equipo propone una ruta y, en base a esta, «va a reportear en terreno, marca, revisa, vuelve, construye el guion», explica el conductor.

—Cuando llegan a grabar a un lugar, ¿qué saben de la historia que encontrarán?

—Sabemos de qué se trata, pero todo lo que va pasando allá tiene mucho que ver con la improvisación, con lo que ocurre en el terreno, con lo que nos va entregando la espontaneidad, porque Chile es espontáneo, la gente es espontánea. No es que el periodista pueda llegar y decirle a la gente: «oiga, tiene que decir esto». No son actores. Este programa tiene que tener verdad.

—¿Hay alguna historia del programa que recuerdes en especial?

—Bueno, «Don Celino», el hombre más longevo del mundo que vivía en Chile. Tuvimos la oportunidad de estar con él en dos ocasiones, de compartir con su familia… Y con quien quedé muy conectado hasta su muerte. O sea, cuando la familia de «Don Celino» recurre a mí, porque él ya estaba en sus últimos minutos, ahí te sientes súper importante, porque piensas que calamos profundo en el corazón de ellos. Si ellos recurrieron a nosotros, tal como nosotros recurrimos a «Don Celino» para poder entrevistarlo, es fantástico saber que el programa genera contacto, amistad, cercanía, devolver la mano…

Durante la madrugada del miércoles 18 de abril del 2018, se confirmó la muerte de Celino Villanueva, a sus 121 años. Vivía en Mehuín, localidad de San José de la Mariquina, Región de Los Ríos.

Nació el 25 de julio de 1896, por lo tanto, podría decirse que vivió en tres siglos distintos.

Entra Ángel Parra

—Quiero decirles que la música es fundamental —continúa Saavedra con el lanzamiento—: Hace muchos años, le pedimos a un tremendo músico que se inspirara con estas imágenes, para que pusiera la melodía característica de este programa.

Se refiere a Ángel Parra, exmúsico de Los Tres y nieto de Violeta Parra, a quien invita a subir al escenario. Lleva puestos unos lentes oscuros, y luce completamente vestido de negro, salvo por su corbata morada.

Los aplausos se expanden por el patio. Ambos se abrazan.

Ante el micrófono, Parra toma la palabra:

—Yo veía tu programa de repente y pensaba «qué lindo cómo encuentra a esa gente que está perdida en estos rincones», y me identifico con la historia de mi abuela Violeta, porque ella recopilaba los secretos del folclore en los lugares más escondidos de nuestra patria.

Y luego se dirige al popular conductor con una frase para el bronce: «Los diversos lugares que recorres tú llenan de inspiración a un compositor como yo».

Luego, el animador le pregunta al artista por el instrumento que carga en sus manos, y este le responde que se trata de un guitarrón chileno. Después el ex-Los Tres se lanza en una breve interpretación con unos tantos acordes.

—¿Qué canción estoy tocando? —pregunta.

Tras unos segundos de melodía, una voz en el público le achunta:

—¡»Volver a los 17″!

«Se va enredaaando, enredaaando/ Como en el muuuro la hiedra/ Y va brotaaando, brotaando/ Como el musguiiito en la piedraaa«, canta él brevemente.

El artista termina con su pequeña demostración, y comenta que «es un instrumento muy noble, que nos permitió crear esta música sobre la cual estaba basada la música del programa».

Las lágrimas de «Panchito»

De inmediato, y luego del breve juego que hizo de una de las canciones más populares de su abuela, Saavedra lanza su sorpresiva pregunta:

—¿Cuál será el rol de Violeta Parra en Lugares que hablan?

—Estoy bien emocionado —responde el músico, quien procede a explicar el papel que jugará la artista que murió en febrero de 1967.

En 2017, el compositor lanzó un disco titulado Las últimas composiciones de Violeta Parra, en que reversionó algunas de sus canciones más emblemáticas, como «Gracias a la vida», «Volver a los 17», «El guillatún» y «El advertido». Todo ello lo hizo en colaboración con los destacados artistas nacionales Manuel García, Alex Anwandter, Álvaro López y Javiera Parra, su hermana.

—Hicimos unas versiones instrumentales con esa música que estarán presentes en toda esta temporada —asegura Ángel—. Es emocionante que Violeta Parra se una a Lugares que hablan.

—Eso merece un aplauso fuerte —declara Saavedra.

Y el público choca las palmas.

—Creo que todos los medios por los cuales pueda existir su música son válidos —reflexiona el músico—. No creo que haya que tenerla encerrada en ninguna parte; al contrario, esto permite que siga creciendo.

El conductor procede a contar que, recientemente, Ángel Parra también hizo una nueva versión de la característica melodía que acompaña al programa de viajes. «La vamos a estrenar el día de hoy», anuncia.

—Sí, fue un desafío enorme —expresa el exintegrante de Los Tres.

El artista aprovechó de tirar la talla sobre cómo llegó al momento de inspiración para la composición, que fue «cuando me dijeron que era para tres días más», ríe, «como es todo en la televisión».

«Me cagué de susto, pero resultó, por suerte», relata. «Y fue lindo cuando nos juntamos en mi casa a escucharla, y se emocionó Panchito», dejando claro que cayeron algunos lagrimones en la residencia del artista.

Luego, Ángel se lanza con una interpretación desbocada junto a su guitarrón.

Violeta Parra en el aire

La presentación remata con un adelanto de lo que será el primer capítulo de la temporada, el cual se emitirá en horario estelar el sábado 11 de septiembre.

En este, Pancho Saavedra y el equipo estuvieron en los alrededores del lago General Carrera, en la Región de Aysén, donde conocieron las localidades de Puerto Guadal, Puerto Bertrand y Mallín Grande.

Como ya es costumbre, el episodio pasará por momentos de emoción, como cuando conocen a un hombre que, hasta hace solo un tiempo, se dedicaba al turismo junto a su papá. Pero todo se quebró de golpe en enero del 2018, cuando el progenitor tuvo un accidente: se le paró el motor de su bote y no quiso bajarse de la embarcación, por lo que se fue río abajo.

Luego de que pregunten qué es lo que más extraña de su papá, la respuesta es una: «Una voz de aliento, de ‘vamos adelante’… de repente falta eso».

Pero, claro, el humor también es parte del juego. De hecho, Saavedra tiene una cómica conversación con una mujer sureña, quien le cuenta un coqueto sueño que lo tuvo a él como protagonista, en que ambos se daban «abrazos y piquitos».

Y también hay minutos de tensión, cuando visitan una bella cascada que está siendo intervenida por una empresa eléctrica.

—Nosotros nos atrevemos a abordar todos los temas: agua, escasez hídrica, la industria forestal, la minería, hablamos de todo —declara Saavedra al diario pop—. Para nosotros no hay temas que sean tabú. Siento que, en este capítulo, la intervención de una cascada para buscar nuevas energías es súper fuerte, porque nos encontramos con la gente que está a favor y la que está en contra.

Ahora, mirando hacia los episodios que vendrán después, habla con La Cuarta el fotógrafo y realizador audiovisual, David Liempi, más conocido como «Catador».

Él viaja con su memoria a los sectores costeros de la Región de Los Lagos, en Osorno hacia la costa.

Ahí conocieron a un «artesano que debe caminar kilómetros a través de duras condiciones atmosféricas, para llegar a bosques de difícil acceso», donde elige qué raíz de cierta planta debe cortar para que esta vuelva a brotar.

—Ese tipo de cuidados, de los uno no tiene idea, adquieren un valor más exigente en el sentido de que es única la persona que hace esa artesanía —dice «Catador»—. Esa es la búsqueda que rescato mucho.

Y así, mientras él habla, se escucha la música de Violeta Parra, envolviendo todo a su alrededor.

Revisa un adelanto del primer capítulo

Seguir leyendo