“Arrójenme a los lobos y volveré liderando...”: El desafiante mensaje del diputado Ojeda acorralado por Caso Convenios

Mauricio Ojeda es el primer parlamentario con petición de desafuero  por el Caso Convenios.
Mauricio Ojeda es el primer parlamentario con petición de desafuero por el Caso Convenios.

Mauricio Ojeda, quien culpó a su hijo de 3 años de destrozarle el celular, podría ser el primer congresista en ser desaforado por el Caso Convenios.

Un fuerte descargo publicó en redes sociales el diputado Mauricio Ojeda, luego que la Fiscalía confirmara la solicitud de desafuero en su contra, en el marco del Caso Convenios.

El jueves pasado, el ente persecutor ingresó la solicitud a un tribunal para quitarle aquella garantía y pueda enfrentar una formalización por delitos de fraude al fisco reiterado. Al exintegrante de la bancada del Partido Republicano se le involucra en la arista “Manicure” del Caso Convenios, radicada en La Araucanía, donde se pesquisa el mal uso de más de $730 millones.

Hasta ahora, Ojeda no había entregado alguna declaración sobre este inminente desafuero. Recién este lunes quiso enviar un desafiante mensaje a través de sus redes sociales.

“De frente, con toda humildad y de la mano de Dios… pisar callos tiene consecuencias, la diferencia está en cómo las enfrentas. Voy con todo, y más fuerte que nunca. Seguro lo habían escuchado: ‘arrójenme a los lobos y volveré liderando la manada’”, escribió el parlamentario.

Mauricio Ojeda en Facebook.
Mauricio Ojeda en Facebook.

Culpó a su hijo de destruirle el teléfono

De ser desaforado, Ojeda se convertiría en el primer congresista en llegar a tribunales como imputado por el Caso Convenios, arriesgando quedar con medidas cautelares.

El representante de La Araucanía generó polémica hace unas semanas cuando se supo que entregó a la Policía de Investigaciones (PDI) su celular completamente destruido y le echó la culpa a su hijo, de 3 años.

Al mismo tiempo, se conocía la declaración de otro de los implicados quien aseguraba que Ojeda les había sugerido “quemar” sus teléfonos, producto de la indagatoria.

COMPARTIR NOTA