Botillerías no tienen plata ni para ahogar las penas

31.01.2012 FACHADA - BOTILLERIA - SANTA RITA - LUGAR - HOMICIDIO - EDGARDO ZAMORA - ASESINADO - MENOR - W.J.M.P - MACHETEANDO - COMUA DE SAN RAMON - SANTIAGO - CHILE

Dueños de locales aseguran que las ventas han caído un 70%, y se han masificado los clandestinos.


La crisis económica que vive Chile por la expansión del coronavirus tiene con una lágrima en la garganta a los dueños de botillerías. Muchos de ellos debieron cerrar la cortina hace cinco meses al no ser considerado “negocio de primera necesidad” y con el paso del tiempo las pérdidas se anotan en números históricos.

Una de las personas afectadas más reconocidas es la ex modelo televisiva Roxana Muñoz, quien a través de redes narró las dificultades que ha tenido que sortear para mantener el negocio a flote. Sin embargo, la crisis es tan fuerte que no le quedó otra que poner a la venta sus patentes por 30 millones de pesos.

“Al no haber una transversalidad en cuanto al criterio de funcionamiento de las botillerías en período de cuarentena, se han generado horarios acotados o bien la prohibición completa de funcionamiento”, comentó Ricardo Michaud, vocero de la Asociación de Dueños de Botillerías.

Bolsillos secos

Ricardo Palma, es dueño de seis locales en Santiago Centro de “Licorería Chalito”, una empresa familar con más de 40 años de historia que abastece a millones de gargantas de la Región Metropolitana. Sin embargo, la crisis sanitaria le ha puesto una dificultad extra: los proveedores ya no confían en su capacidad de pago.

“Es triste porque para los proveedores somos sus aliados, pero ahora nos ponen en el mismo saco de los que no pagan. Nos ponen como malos clientes, no nos dan ninguna facilidad. Ahora en transición si podemos abrir, pero nos encontramos con que no tenemos ninguna ayuda, ni facilidad para comprar, para abastecernos, y no tenemos tanto efectivo por la bajas en las ventas de estar tanto tiempo en cuarentena”, comentó el empresario del brebaje.

Una de las comunas más afectadas con la merma en las ventas es Punta Arenas, donde es casi obligación tomarse una copita para soportar el frío invierno.

Eduardo Rodríguez, quien hace 8 años se dedica a este rubro, es dueño de la botillería “Donde Palito” y comenta que el consumo no ha disminuido, pero sí las ventas, ya que los clientes han optado por abastecerse en clandestinos.

“Tenemos una restricción para venta de alcoholes entre las 9 y las 11 de la mañana, esto porque determinaron que había una aumento en la violencia intrafamiliar y que se debía principalmente al consumo de alcohol. Esto abrió la puerta a los clandestinos, entonces no bajó el consumo de alcohol. Con la cuarentena parcial los fines de semana nos prohibieron vender los sábados que es el día más fuerte para nosotros”, sostuvo Rodríguez.

Botillerías cerradas

Según un balance realizado por la Asociación Gremial de Dueños de Botillerías de Chile (AgbotCh), más de tres mil patentes se han visto afectadas en todo Chile y más de 18 mil personas sufrieron alteraciones en sus trabajos por suspensiones o reducción de sus jornadas laborales.

A eso se suma que la ventas en las “botis de barrio” han caído un 70% desde que partió la pandemia en Chile y que el futuro no es claro para ellos.

“Es tremendo y devastador lo que estamos viviendo. Las ventas descendieron en un 80 o 70% en comparación a lo que vivíamos antes. Se entiende que es una situación diferente, pero ver la discriminación con la que hemos sido afectados, por parte del gobierno y la restricción de ventas de alcoholes, eso para nosotros, nos tiene muy complicados. Viendo además que los supermercados y las bencineras pueden vender alcohol sin restricción alguna. Esto para nosotros es muy complicado y ver cómo crece el clandestino en cada edificio es, de verdad, muy complicado. Estamos totalmente abandonados, nadie nos apoya hoy en día”, comentó Marcial Pérez, vocero de la asociación.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo