Hasta donde el diablo perdió el poncho llevan vacunas salvadoras

Niños, embarazadas, ancianos y trabajadores de criaderos de aves y cerdos entre prioridades. En avión se llega a todos los rincones del país en campaña contra la influenza. La Cuarta acompañó operativo hasta la provincia de Última Esperanza.


Según cifras entregadas por el ministerio de Defensa, el año pasado se realizaron 38.411 atenciones médicas hechas por profesionales de la salud de las Fuerzas Armadas. 5.857 fueron ejecutadas por el Ejército, 23.488 por la Armada y 5.466 por la FACh.

Estos operativos se realizan debido a que los 4.300 kilómetros de largo que tiene Chile lo hacen un territorio diverso y muy extenso, donde miles de compatriotas hacen patria tanto en el norte como en el sur, debiendo vivir alejados de los servicios más básicos.

Estos diversos climas y temperaturas extremas hacen que sus habitantes estén más propensos a enfermarse o que demoren más en mejorarse. Razón por la cual como diario La Cuarta nos subimos a un Twin Otter junto a los ministerios de Defensa y Salud para ver qué tal se lleva a cabo en terreno la campaña “Ponle el Hombro al Invierno” contra la influenza en los rincones más alejados del país.

“Estamos cumpliendo una misión que nos corresponde de llegar a zonas tan extremas, como lo es Cerro Castillo, apoyando a la comunidad para que adultos y niños puedan ser vacunados contra la influenza”, señaló a La Cuarta el ministro de Defensa Alberto Espina, desde la austral comuna de Torres del Paine en la Región de Magallanes.

“A estos lugares tan extremos es imposible llegar en forma sola a poder vacunar a toda la población, ya que la condición de estar en un lugar aislado es de riesgo”, indicó la subsecretaria de Salud Pública Paula Daza.

El público objetivo de la vacunación son los mayores de 65 años, embarazadas con más de 13 semanas de gestación, niños de hasta 5 años, enfermos crónicos y trabajadores de criaderos de aves y cerdos, además del área de la salud.

Seguir leyendo