El drama de Cristina Tocco con el edificio interminable

Autor: LaCuarta.com

Actriz pagó al contado compraventa de un departamento que no ha podido habitar por un conflicto entre la Municipalidad de Recoleta y la inmobiliaria. “Llevo siete años esperando ver mi inversión”, dice.


Como una forma de invertir sus ahorros en un bien raíz que pudiera darle una entrada extra, la actriz Cristina Tocco firmó una promesa de compraventa por un departamento en Recoleta, en pleno barrio Bellavista. Corría el 2012 y la artista se la jugó por la compra en verde de lo que, en su momento, consideró la gran inversión de su vida.

Han pasado siete años y la argentina nunca ha podido pisar el departamento. Un conflicto entre la municipalidad y la inmobiliaria a cargo del proyecto mantiene en vilo a Cristina y otras 234 familias que invirtieron allí.

A pesar de que el edificio está terminado desde abril de 2013, aún no recibe el visto bueno de la muni de Recoleta, pues la autoridad comunal asegura que la inmobiliaria no respetó el plano regulador en la altura de la edificación y debe demolerlo.

“Invertí mi esfuerzo, mi sacrificio en este departamento y no he recibido nada. Me siento en tierra de nadie, en medio de un conflicto que nos tiene a los compradores como víctimas. La inmobiliaria culpa al alcalde, el alcalde a la inmobiliaria y nosotros seguimos esperando. Solo queremos de una vez por todas que se sepa quiénes son los responsables y se hagan cargo de todo lo que nos han hecho sufrir”, relató Cristina Tocco a La Cuarta.

Conflicto. El drama de las torres de edificio ubicadas en pleno corazón de Bellavista (Dardignac #44) ha pasado por varios capítulos y acusaciones cruzadas de “corrupción” y “mentiras públicas”. En junio del 2014, Daniel Jadue, mandamás de Recoleta, ordenó la demolición parcial de la torre de 19 pisos, ubicada junto a la sede de la U. San Sebastián, porque supuestamente sus constructores no respetaron el plan regulador de la comuna, a pesar de que la inmobiliaria “Desarrollo Inmobiliario Bellavista S.A.” asegura tener en orden cada uno de los papeles, algunos firmados por personal de la muni.

Desde esa fecha a la actualidad, el conflicto derivó a la justicia, entre órdenes de demolición municipales y recursos de la inmobiliaria. La última acción de Recoleta fue ordenar la demolición total de la torre emplazada al lado de una ya habitada, y otra que mantiene paralizada su edificación, ya que estarían vencidos los permisos, lo que obligó a la inmobiliaria a llevar el caso a la Corte Suprema.

En medio de todo están las familias que no saben cuándo podrán firmar como dueños de sus casas -las que tienen un valor mínimo de 1.500 UF-, o si la torre será demolida, como lo ordenó en febrero la municipalidad.

“Quiero mi departamento, ver de alguna manera mi inversión. Pagué al contado y no he recibido nada por este conflicto. Conozco gente que se murió y no vio su inversión hecha realidad”, comentó Cristina Tocco.

Desde la inmobiliaria, aseguran que actuaron de acuerdo a lo que ordenaban las reglas municipales y sin problemas apuntan al alcalde Daniel Jadue de no cumplir con la ley, e incluso falsificar documentos para perjudicar la construcción.

“Hemos visto cómo el alcalde Jadue falta a la verdad, cómo desvía el verdadero sentido de la autoridad administrativa, nos ha falseado documentos. Nos preguntamos por qué el alcalde llegó a este nivel de perjudicar no sólo a la inmobiliaria, sino también a 200 familias”, comentó Christian Espejo, abogado de la inmobiliaria en cuestión.

“No sabemos cuál es el interés que tiene de dejar a 200 familias sin departamentos. Podrá tener una lucha contra las inmobiliarias, porque dice que son el poder, pero él también es el poder y ha ocupado su poder para perjudicar”, sostiene el representante de la inmobiliaria, quien asegura que la mantención del edificio deshabitado tiene un costo de un millón de dólares al año.

Jadue: “inmobiliaria los tiene presos”

Consultado por La Cuarta sobre el conflicto, el alcalde Daniel Jadue defendió su postura frente a la edificación, la que asegura no cumple con las normas de edificación y que estafó a sus compradores.

“En Chile, nadie puede vender, según la ley, una propiedad nueva si no tiene una recepción final. Por lo tanto, no existen compradores, es una mentira que vienen diciendo hace mucho rato. No hay un fallo de todos los que están a favor o en contra nuestro que diga que el edificio fue construido en norma. No existe uno solo”, comentó el alcalde, quien asegura que los permisos fueron entregados de forma ilegítima por el antiguo director de obras de la municipalidad, quien fue condenado por la Justicia como autor de nueve delitos de cohecho y uno de falsificación de instrumento público.

“Le quiero recordar que este edificio fue construido bajo uno de los casos de corrupción más grande en la historia de Chile, que el director de obra que entregó este permiso fue condenado por diez casos de soborno o intento de soborno”, puntualizó el mandamás de Recoleta.

“La inmobiliaria prometió venderles algo que no les podía vender. Ellos deben recurrir contra la inmobiliaria que los estafó”, comentó el alcalde.

Conversaciones

En relación al caso particular de Cristina Tocco, Jadue asegura que se reunió en tres oportunidades con la actriz a hablar del tema.

“Para comprar un departamento nuevo tienes que tener la recepción final firmada y esos departamentos nunca han tenido la recepción final. Entonces, el promitente vendedor no puede ejercer la venta, lo que tiene que hacer la inmobiliaria es devolver los dineros y dejarlos en libertad. Los tiene presos de una promesa que no puede cumplir”, señaló.

Seguir leyendo