El perfil de los falsos secuestrados que perjudica a Carabineros

Desde el 2017 a la fecha, sólo el OS9 de Carabineros ha registrado 196 denuncias que terminaron por ser un tongo. La gracia no reviste sanción alguna para los chistosos y produce un despilfarro de recursos a las policías y Ministerio Público.

Eran las 8.30 horas del pasado 5 de junio y Juan Manuel Aranda, asistente de ruta en la Autopista del Maipo, iniciaba su jornada laboral sin pensar que esta, en especial, sería muy diferente.

Esa mañana fue helada, recuerda, pero hubo un hecho en particular que le puso la piel de gallina: halló en el maletero de un auto abandonado en la carretera a una persona ensangrentada, quien dijo ser víctima de un asalto con secuestro.

Esa pobre alma fue identificada como R.I.R.S., quien le juró al trabajador y, posteriormente, a Carabineros haber sido abordado dos días antes por cuatro sujetos, fuertemente armados y a rostro descubierto, en la intersección de avenida Juanita con autopista Acceso Sur, en la comuna de Puente Alto.

Los antisociales -narró- lo subieron a la parte trasera del vehículo y lo obligaron a consumir drogas, para luego abandonarlo en el kilómetro 39.800 de la Ruta del Maipo.

La mitad de esta historia es real. La otra, no. La parte de la droga, la sangre y el maletero sí lo son, pero es falso que haya sido secuestrado.

¿Por qué lo hizo? Para justificar que había gastado $80 mil en cocaína y que estaba más duro que una roca. “El remordimiento por haberle fallado a mi familia no me dejaba comer, así que fui nuevamente a la población El Castillo para adquirir más droga”, dijo. Luego de eso, se le apagó la tele hasta que fue encontrado.

Si bien el perla no recibió sanción por el pastelazo que se mandó, no cabe duda que en la casa le debe haber salido cara la gracia, pues el susto que se llevó la familia no tiene precio.

Problema

Desde 2017 a la fecha, el OS9 de Carabineros ha registrado a 196 verseros a lo largo del país, quienes juraron haber sido víctimas de plagio.

“El delito de secuestro en el país es casi nulo. Cuando ocurre una denuncia falsa, no puede ser descartada hasta que se compruebe, sumado a la declaración de la víctima. Entonces, el desgaste de recursos humanos y logísticos es significativo”, dijo la teniente Javiera García, del departamento OS9 de Carabineros.

Eso sí, esto no es un perjuicio exclusivo a la labor de Carabineros, ya que otras instituciones, como la PDI o el Ministerio Público, también son afectadas con los “tongo-secuestros”.

“Este tipo de hechos no tienen sanción y hay un problema en ese aspecto, ya que tratamos de hacer efectiva la responsabilidad, pero no prosperó. La distracción de recursos es brutal”, lamentó el fiscal Metropolitano Sur, Héctor Barros.

¿Cuáles son los más comunes?

MENORES

El entusiasmo y muchas veces la pasión con la que actúan los adolescentes, los llevan a condorearse en ciertos hechos. Y una manera de justificarse, es la invención de falsos secuestros.

“Los menores de edad lo hacen por el temor a ser reprendidos por sus padres”, explicaron desde el OS9.

AMANTES

Cuando el amor está en el aire y las hormonas se revolucionan, la mente se nubla. Y para calmar las pasiones de un romance clandestino dejan a su pareja o familia tiradas por una canita al aire en un tórrido fin de semana.

A la vuelta “usan el falso secuestro para justificar una inconducta matrimonial o lío amoroso”, dijo la teniente. Javiera García.

ENDEUDADOS

Aquellos que no pagan sus deudas, ya sea por una irresponsabilidad o, simplemente, porque no les alcanzó el dinero para cubrir con su obligación, se la juegan con esta artimaña.

“Se da en situaciones donde existe un arriendo, pago diario o semanal de un servicio. Entonces, la denuncia justifica el no pago de este”, señalaron desde Carabineros.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo