Funcionarios públicos bajo la lupa por estar apitutados

Autor: fabian

Estudio reveló que un tercio de los trabajadores del Estado asegura que ingresó a sus pegas gracias a la movida de un familiar o amigo. Además, tener cercanía a un político ayudaría a crecer en lo profesional.


“Movida, arreglín, compadrazgo, santos en la corte, paleteá, influencias, contactos, tejemaneje, mover los palillos, arreglarse los bigotes, entrar por la ventana, tengo un tío por ahí…” Así definió el grupo chileno Sexual Democracia la cuestionable acción de entrar a una pega mediante un “pituto”. La canción se hizo popular en 1988 ya que refleja el actuar de miles de chilenos a la hora de buscar trabajo sin tener necesariamente las habilidades para el cargo.

Un actuar no muy lejano a la canción reflejó la primera Encuesta Nacional a Funcionarios Públicos que midió el compromiso laboral de los trabajadores del Estado. Entre los resultados destaca que el 36% de los encuestados aseguró que la ayuda de un familiar, amigo u otro contacto lo ayudó para entrar al servicio público.

Además, un 31% aseguró que tener de padrino a un político le puede ayudar en su futuro dentro de la administración del Estado. A la hora de usar su puesto para ayudar a un amigo, el 6% aseguró estar dispuesto a mover los palillos por un compa.

“Tenemos que fijar nuevas reglas del juego para el empleo público, que aseguren el mérito al ingreso al Estado y mejores servicios a la ciudadanía. En los últimos años ha habido una mejora sostenida en prácticas meritocráticas, aún existen brechas que cubrir, especialmente en los niveles técnico y profesionales”, dijo Alejandro Weber, director del Servicio Civil.

En esa misma línea, desde la academia, los formadores de funcionarios públicos concuerdan en que aún hay mucha pega que realizar para que el trabajo en el Estado no se convierta “en el botín del gobierno de turno”.

“A pesar de que se ha avanzado mucho en la gestión de ingreso al Estado, aún se debe trabajar en la profesionalización del funcionario público y en que existan reglas claras para evitar acciones como el pituto”, comentó Ignacio Cienfuego, director del Departamento de Políticas Públicas de la Facultad de Ciencias Sociales de la U. Alberto Hurtado.

Pero no todos los resultados estuvieron enfocados en los pitutos del Estado… Cuando se consultó sobre la conformidad en el trabajo, el 91% de los funcionarios públicos asegura estar “orgulloso de su trabajo”, mientras que el 86% aseguró que su pega tiene “un efecto positivo entre los chilenos”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo