El futuro de la industria chocolatera es cada vez más negro

Autor: La Cuarta

Su explosivo consumo mundial, delicado cultivo del cacao y el cambio climático, son algunos de los factores que están afectando su producción. Los más alarmistas, dicen que el 2020 ya no habrá más chocolate.


El chocolate, que en todas sus versiones, es uno de los placeres favoritos de mujeres y hombres, por estos días, vive un pasar bastante amargo. La principal razón: el cacao, fruto esencial para su elaboración, está en peligro de desaparecer.

Entre los motivos que están amenazando a la industria chocolatera, se encuentran su explosiva demanda, las plagas y el calentamiento global, entre otras.

Es tal la alarma mundial que existe sobre el tema, que algunos científicos han hablado de la “extinción total” de este alimento en apenas dos años más.

Las amenazas

La primera razón de la posible extinción del chocolate es el alto consumo. En la temporada 2016-2017, se comieron unas 7.450 toneladas de este alimento en todo el mundo. Esto representa un aumento de, al menos, 10% con respecto a años anteriores. China, Suiza y la India se ubican entre los países del mundo donde más se lo devoran.

Drama

El segundo problema, es que el cacao es una planta delicada y que tiene varias particularidades para ser cosechada. Es por esto que sólo crece en climas tropicales. Además su cultivo conlleva un arduo trabajo. Es necesario mantener el árbol en constante vigilancia, ya que sus vainas no maduran al mismo tiempo.

El cambio climático es la tercera amenaza que enfrenta el negocio del chocolate. Un pequeño cambio en el clima puede dañar toda una cosecha. De hecho, la tierra apta para poder cultivar cacao -Costa de Marfil y Ghana son dos de los mayores productores- se verá reducida en los próximos años. Así lo reveló el Instituto de Genómica Innovadora de la Universidad de California, ubicada en Estados Unidos. Esto, tras presentar un informe sobre los efectos del cambio climático en los cultivos de cacao.

Por último, se encuentran las plagas. El cacao es extremadamente frágil. Es decir, no tiene resistencia ante las enfermedades ambientales, que generalmente afectan a los cultivos en determinadas épocas. Ante este desolador panorama, ya piensan manipular genéticamente los árboles. Todo esto, para darle mayor resisntencia a sus semillas.

Seguir leyendo