La historia de lucha estudiantil de Camilo Catrillanca

Autor: La Cuarta

Comunero mapuche fue dirigente de La Araucanía durante el 2011, año en que se tomó la municipalidad de Ercilla para exigir la creación de un liceo intercultural. Era nieto del lonko Juan Catrillanca y se había mostrado en contra de la llegada del “Comando Jungla” a la zona.


La muerte de Camilo Catrillanca (24) en medio de un operativo realizado por el “Comando Jungla”, en la Región de La Araucanía, desató manifestaciones en todo el país y la noticia cruzó nuestras fronteras, al punto de ser destacada en medios argentinos y agencias de noticias en Alemania.

El fallecido miembro de la comunidad Temucuicui tenía una hija de seis años y su pareja está embarazada de su segundo bebé. Era nieto del lonko (líder mapuche) Juan Catrillanca y reconocido dirigente del movimiento estudiantil de la zona.

Cuando tenía 15 años, aseguró que “en la comunidad de Temucuicui, a la que pertenezco, estamos teniendo muchos allanamientos, ya no somos libres, ya no podemos caminar en los cerros y cuidar nuestros animales, la represión es demasiado fuerte. El Estado es el principal represor, el que manda a carabineros a asesinar, porque estamos expuestos, nos están tirando balas a quemarropa”.

Sus declaraciones recién verían la luz en el 2011, cuando explotó el movimiento estudiantil en todo el país y del cual formó parte en la zona.

Además, por aquella época lideró una toma de estudiantes secundarios en la Municipalidad de Ercilla, la cual acabó dos semanas después tras llegar a un acuerdo para la creación de un liceo intercultural y el aumento de becas.

De acuerdo a lo informado ayer por el ministrodel Interior, Andrés Chadwick, el joven mapuche no tenía antecedentes penales, pero sí policiales.

En los últimos meses había solicitado a las autoridades regionales la desmilitarización de las zonas Mapuche, donde se habían instalado las FF.EE. de Carabineros, más conocidas como el “Comando Jungla”, dedicado a combatir delitos de carácter terroristas.

Extranjero

La muerte del joven mapuche tuvo eco al otro lado de la Cordillera y las “Madres de Plaza de Mayo”, en su tradicional ronda, destacaron la figura Camilo Catrillanca.

Durante la jornada de ayer, las mujeres, en conjunto a numerosas organizaciones sociales argentinas, firmaron una carta entregada al cónsul chileno donde piden poner fin al racismo y detener “el genocidio de la gente de la tierra”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo