La Copita menstrual le quitó soberanía a la toalla higiénica en Chile

El nuevo método para contener el periodo femenino se ha transformado en una real alternativa saludable para todas la mujeres, pero además es una opción sustentable para el cuidado del medio ambiente.

Uno de los deshechos que más contaminan el planeta son las toallas higiénicas. Cada año, en todo el mundo, se desechan más de 100 millones de toallas y tampones. Sin embargo, este índice ha ido bajando año a año desde que la Copita menstrual apareció como una alternativa sustentable para las mujeres. Y de paso, le quitó soberanía al método anterior.

La garantía de la Copita es que, aparte de contener el flujo menstrual, no contamina y es un aporte para el medio ambiente.

Este producto hace años que se distribuye en Chile, por ejemplo, es el caso de MíaLuna, quienes según un testeo han conseguido disminuir en un billón el uso de toallitas en Chile.

Según cifras entregadas por Paula Valenzuela Rendic, creadora de MiaLuna, "una toalla higiénica tarda aproximadamente 500 años en degradarse y el aplicador del tampón un poco más. Éstos contienen sustancias como látex, dioxinas, polvos absorbentes y otros químicos que dañan el medio ambiente y los mantos acuíferos".

Beneficios

De hecho, el uso de este nuevo elemento para contener la menstruación desde el primer día hasta el fin de este proceso, varios tiene beneficios. Por ejemplo, en su vida fértil completa las mujeres usarán 4 copitas en promedio y se pueden usar casi por 3 años. Esto considerando que que en toda su vida fértil una mujer puede llegar a usar 13 mil toallitas sanitarias, produciendo así 2 mil kilos de basura en ese periodo.

Por lo mismo, es un recipiente de silicona, que evita el uso de plásticos, embalajes y desperdicios, siendo una opción higiénica, saludable, cómoda, barata y ecológica. Además viene seccionado por tallas de acuerdo a la edad de quien la usará.

Copita menstrual
Copita menstrual
Copita menstrual
Copita menstrual

COMPARTIR NOTA