“Los que hicieron esto son unos verdaderos hijos de pu…”: el dramático relato de médico argentino que atendió pacientes intoxicados con cocaína adulterada

“Lo que vivimos en el hospital hoy fue un verdadero desastre. El tema de los familiares es un agravante porque, por momentos, se vuelven muy agresivos”, explicó el profesional que se desempeña en el Hospital de San Martín. Se han confirmado, a la fecha, 22 decesos.

Veintidós muertos y más de ochenta hospitalizados es el saldo que dejó, de momento, el escándalo que sacudió Argentina hace algunas horas, luego de que decenas de personas consumieran cocaína envenenada en una zona de la periferia de Buenos Aires. Entre las diferentes hipótesis que se manejan para explicar lo ocurrido, un escenario inédito, corre con ventaja la idea de un ajuste de cuentas entre narcotraficantes. Hay, de hecho, algunos sospechosos que fueron detenidos. La gravedad que supone la situación es tal, que el propio ministro de Seguridad, Sergio Berni, salió para pedir a los consumidores que compraron droga recientemente, que se deshagan de ella.

La Unidad de Terapia Intensiva del Hospital de San Martín es otro claro ejemplo de esto. Allí se han vivido horas dramáticas: las víctimas llegan en estados difíciles de describir y sus familiares pasan de la incertidumbre a la violencia, inclusive agrediendo a parte del staff médico. “Acá están todos corriendo sin parar desde que tomaron la guardia. Los familiares, además, están muy agresivos con esta tragedia”, explicó a Infobae un médico que trabaja en el recinto, de iniciales D.H.

“Terrible lo que generaron los que hicieron esto, unos verdaderos hijos de puta”, agregó, consternado. Pasa que al doctor le ha tocado ver cosas que no vio nunca antes. “Las personas que entran afectadas no lo hacen con excitación psicomotriz. Todo lo contrario, lo hacen con depresión del sensorio. Además, tienen una bradipnea. Casi todos en coma”, precisó. Es decir, contrario a lo que se pueda pensar, tras el consumo de un estupefaciente, los pacientes en este caso llegan desorientados, atontados, prácticamente sin poder comunicarse.

De hecho, la bradipnea que mencionó D.H. apunta a una depresión respiratoria. Por eso, son muchas las víctimas que debieron ser asistidas por un respirador. Según el último parte que entregó el Gobierno Bonaerense la tarde de este jueves, aún hay once pacientes hospitalizados en esta condición.

Hospital de San Martín, Argentina.
Hospital de San Martín, Argentina.

D.H., en tanto, explicó que “los que están en UTI están con falla multiorgánica. En algunos casos, donde la ingesta fue menor o en lugar de aspirarse el polvo se fumó, el estado grave se revirtió con la utilización de Naloxona”. Naloxona es precisamente el medicamento que el Ministerio de Salud recomendó utilizar apenas se emitió el documento de Alerta Epidemiológica, y que se utiliza como una suerte de antagonista para revertir los efectos de los opioides. Como la cocaína no es un opioide, este medicamento puede ser clave para entregar algún tipo de pista de la sustancia que consumieron los afectados mientras continúa la investigación.

“Lo que vivimos en el hospital hoy fue un verdadero desastre. Fue increíble la labor de los colegas que están trabajando sin parar. El tema de los familiares es un agravante porque, por momentos, se vuelven muy agresivos. Aunque por suerte, esta vez, la Policía está donde la necesitamos”, cerró el médico D.H. en su diálogo con el medio trasandino.

Por el momento, a sabiendas de que se vienen días difíciles, sin conocer todavía el verdadero alcance de este escándalo, cuánta gente consumió o aún guarda en sus bolsillos algo de esta sustancia adulterada, la Policía Bonaerense avanzó: detuvo este jueves a Joaquín “El Paisa” Aquino, narco paraguayo de 33 años, principal sospechoso de ser el dueño de la cocaína.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA