Nunca más sin ellas: revolución feminista se tomó la Alameda

Miles de mujeres marcharon para exigir respeto, dignidad e igualdad de derechos, hacíendo historia como manifestación feminista más grande de todas.


Una jornada histórica de manifestación social se vivió ayer en las calles de Santiago. Miles de mujeres, de todas las edades, de diferentes comunas y con distintas necesidades, se reunieron en la Alameda para marchar en la conmemoración del Día Internacional de la mujer.

Y los pronósticos se quedaron cortos al momento en que las manifestantes comenzaron su caminata pacífica desde Plaza Italia a calle Echaurren.

Los gritos y las consignas eran claras y para que todos las vieran y comprendieran: fin al patriarcado, a la inseguridad y convivir con igualdad de derechos y obligaciones.

El mambo comenzó antes de las 11 de la mañana al interior del Metro, servicio de transporte que sirvió para trasladar a miles de mujeres desde todos los puntos de la capital a las cercanías de Plaza Italia.

En el tren subterráneo se vivió una fiesta de cánticos y consignas. Como nunca antes el transporte público funcionó al ritmo femenino, y así lo entendieron las propias pasajeras.

“Primera vez que me siento segura al interior del Metro y es porque estoy rodeada de mujeres. Me gustaría que fuera así todos los días y lucharemos por ello”, comentó María Isabel González, quien se trasladó desde Lo Prado al centro junto a su nuera y una de sus hijas.

En el exterior, los 32 grados de temperatura se hacían sentir sin piedad, pero no fueron capaces de aplacar las ganas de las miles de mujeres que llegaron con pancartas, capuchas, globos y banderas.

La organización de la marcha cifró en dos millones las personas que caminaron por las calles, mientras desde Carabineros bajaron la puntería a 150 mil. Cualquiera sea el caso, lo que se vivió ayer en la Alameda fue un día que quedara marcado a fuego en la memoria de las chilenas.

“Este balance nos dice que se trata de una movilización histórica, porque las mujeres en disidencia hemos decidido ejercer nuestro derecho constitucional a la protesta. Decidimos salir a las calles con la convicción de que era necesario pasar a la primera línea contra el terrorismo de Estado y enfrentar la grave situación de DDHH”, destacaron desde la Coordinadora 8M, ente organizador de la marcha.

Las autoridades de Gobierno destacaron que a pesar de que se registraron hecho aislados de violencia, la mayoría de las asistentes se manifestó en paz. El balance de la jornada solo arrojó 16 detenidos.

“La concurrencia a la marcha fue muy grande, queremos destacar que cuando habían hechos de violencia las mujeres se aislaban. Vimos familias completas lo que transformó este 8 de marzo en un evento importante para la capital”, comentó Katherine Martorell, subsecretaria de Prevención del Delito.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo