Nutrición balanceada: la clave para un embarazo saludable

Autor: LaCuarta.com

Ofrecer todos los nutrientes necesarios a su bebé es una de las principales preocupaciones de la mujer embarazada.


Según la Encuesta Nacional de Salud de Chile (2016-2017), el 82,5% de las mujeres en edad fértil presentan desnutrición. Esta realidad se vuelve aún más preocupante cuando hablamos de mujeres embarazadas. Esto porque una buena alimentación es uno de los pilares de un embarazo saludable.

Para ayudar a que el proceso de gestación de tu bebé avance de la forma más sana posible, la empresa de salud Abbott, junto con el doctor Rogelio González, obstetra-ginecólogo de Clínica Las Condes, brindan consejos para una buena nutrición en esta etapa.

Aspectos para mantener una buena nutrición

1. Mantener una dieta balanceada:

En opinión del especialista, una forma de asegurar una dieta equilibrada es consumir alimentos correspondientes a los 5 grupos básicos.

Legumbres: Fuente de vitaminas, hierro y energía. En la etapa gestacional se recomienda su consumo 2 veces por semana.

Frutas: Aportan vitaminas, minerales y fibra. Algunos de las más beneficiosas en esta etapa son: fresa, naranja, kiwi, piña, ciruela, plátano y manzana. Se recomienda consumir 1 o 2 por día.

Vegetales: Son fuente de vitaminas y minerales. Algunas verduras de hoja verde también ayudan a controlar la presión arterial y reducen el riesgo de anemia materna. Se recomienda ingerir 2 o 3 porciones al día.

Proteínas: Se recomienda consumir entre 60 y 100 gramos al día, ya que son fuente de aminoácidos esenciales para el embarazo. El consumo de carne proporciona una gran fuente de hierro durante esta etapa. Además de las carnes rojas, hay pescados, aves, huevos, almendras, mantequilla de maní, entre otros.

Productos lácteos: Fundamentales por su aporte en calcio, vitamina D, aminoácidos, entre otros nutrientes, no solo ayudan al desarrollo del bebé sino posteriormente a una buena lactancia. La ingesta debe ser diaria.

2. Aumentar la ingesta de Omega 3

El doctor González asegura que este ácido graso es fundamental para proporcionar a la madre la energía necesaria para construir la placenta, así como el desarrollo del cerebro y los ojos del bebé. Por eso se recomienda incorporarlo a la dieta al menos una vez a la semana. El Omega 3 está disponible en alimentos como: huevos, pescado, frutos secos, entre otros.

3. Tomar vitaminas, calcio, hierro y minerales

Durante el embarazo se recomienda enfocarse en seguir una dieta nutritiva. La idea es incrementar el consumo de vitaminas, calcio, hierro, ácido fólico y minerales. El doctor González, indica que “las necesidades de nutrientes de la mujer aumentan durante el embarazo y es necesario mantener niveles óptimos de nutrientes para favorecer la salud y desarrollo del bebé y evitar la aparición de algunas afecciones como la anemia, así como el correcto transporte de oxígeno a los órganos y tejidos del cuerpo «.

4. Si tiene dudas, consultar a un especialista medico

A medida que el bebé crece, las necesidades nutricionales cambian. Por eso «es muy importante que las mujeres estén bien informadas y asesoradas», dice el doctor González.

 

En este contexto, Jessica Lorenzo, gerente de Asuntos Médicos del Negocio de Nutrición de Abbott, comenta que durante el embarazo y la lactancia aumentan las necesidades nutricionales de las mujeres.

“Es fundamental que cada futura madre evalúe las opciones con su especialista. Por ejemplo, aunque la mayoría de las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios se pueden obtener en diversos alimentos, la necesidad nutricional no siempre se puede satisfacer de esta forma. En ocasiones la absorción por esta vía es insuficiente”, dice.

Para ayudar a cubrir la ingesta recomendada en este período, Similac Mamá fue lanzado recientemente, proporcionando a las mujeres embarazadas y lactantes todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de sus hijos.

Lorenzo finaliza añadiendo que “se recomienda contar con asesoramiento médico nutricional para la inclusión de suplementos que contengan ácido fólico, calcio, hierro, vitaminas B, C, D y yodo. Estos elementos ayudarán al desarrollo del bebé, como así como más tarde a una lactancia más plena y prolongada. «

Top de La Cuarta

Seguir leyendo