Pepe Grillo arma fiestas clandestinas al sur de Santiago

Insectos cantores llegaron en masa a zonas urbanas del sector sur de la capital. Vecinos están desesperados y solo atinan a pisotearlos y aplicar insecticida.


Buena suerte y fortuna es lo que tradicionalmente se piensa trae la aparición de un grillo en casa, sin embargo para los vecinos de la Villa Paula Jaraquemada, en la comuna de Buin, es más bien un dolor de cabeza, ya que están llegando por cientos y sin invitación, y ya los tienen aterrados.

Según los afectados pobladores, los negritos insectos se aparecen justo como a las 7 de la tarde, cuando el sol se está ocultando, entrando en las cocinas, baños, y piscinas de las propiedades. Las personas solo atinan a pisotearlos y tirarles insecticida de forma indiscriminada.

“Amanecimos invadidos por estos bicharracos. Lamentablemente, colindante a nuestras casas, hay un foco de infección y de incendio, porque ahí está lleno de pasto seco”, señaló un vecino a CHV Noticias.

“Adentro de mi casa caen del techo, caen a los sillones, en las ventanas, yo tengo que estar encerrada todo el día”, agregó otro de los afectados por la invasión de Pepe Grillo y sus amigos.

“Nunca se había visto en la zona, acá los niños tienen temor de quedarse solos en sus habitaciones por las noches ya que les caen los grillos en sus camas”, aseguró Williams.

¿Peligrosos? Debido a su aspecto con varias patas, oscuros y de caminar rápido, las personas le tienen tanto o más miedo que las arañas u otros bichos, no obstante los grillos son insectos pacíficos, que solo están buscando agüita y una hojas, nada más.

“Los grillos son insectos inofensivos, solo están buscando agua y hojas verdes para comer. No transmiten enfermedades ni lastiman a las personas”, señaló a La Cuarta el entomólogo Alfredo Ugarte, también conocido como el “bichólogo”.

Como dato, Ugarte nos dice que solo son los grillos machos los que salen a cantar de noche, sonido que se genera al frotar sus alas (ya que también vuelan). El motivo de su canto es marcar territorio y atraer hembras.

“Mi llamado a las personas es que los tomen y los dejen en alguna planta. Debido a que tuvimos un invierno más lluvioso de lo habitual, se multiplicaron mucho, y como este verano ha sido particularmente seco se acercan a las plazas y jardines de la gente. Los grillos además mantienen la cadena alimenticia de otros animales, como roedores, aves y otros insectos”, agregó el bichólogo.

– ¿Por qué tanto miedo de las personas? No lo sé, uno podría esperar algo así de las personas que viven en el centro de Santiago, pero en una zona rural como Buin, no. Ni siquiera atacan a las personas, solo están sobreviviendo.

Desde la municipalidad de Buin señalaron que están evaluando fumigaciones en los sectores afectados a través del Departamento de Aseo y Ornato, en un proceso que podría alejar a los “visitantes” entre 3 y 4 meses.

Seguir leyendo