Santiago

Así da gusto: Santiago vive primer año sin emergencia ambiental

Autor: La Cuarta

Desde que se realiza la medición es primera vez que Santiago no sufre episodios críticos con la norma MP10 ni con la más brígida MP2,5


Aunque estamos lejos de tener un aire de calidad, este año los episodios críticos en Santiago marcaron cifras positivas. Y, por primera vez desde que se realizan mediciones, no hemos sufrido emergencias ambientales. Ya sea por la norma MP10 (que partió en 1998) o MP2,5 (que rige desde 2012 y es mucho más estricta).

Así lo confirmó a La Cuarta el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena. Quien reconoció que en el periodo de Gestión de Episodios Críticos, entre el 1 de abril y 31 de agosto, sólo anotamos dos preemergencias. Pero que no alcanzaron a superar la norma debido a que las condiciones climáticas mejoraron durante ambos días.

– ¿Hace cuánto que no teníamos tan pocos episodios críticos en la capital?

– En Santiago, esta es la primera vez que no hay ninguna emergencia ambiental desde que se tiene registro. Y es el año de menor cantidad de preemergencias. Y no solamente menor, sino que la duración de estos episodios fue bastante más baja. Si, por ejemplo, el año 2013 hubo en torno a las 300 horas de preemergencia y emergencia. El 2016 tuvimos 200. Mientras que este año sólo hubo 6. Hay una reducción muy significativa de episodios críticos. Eso se ha notado y ha significado un menor impacto a la salud de las personas.

– ¿A qué se atribuye esta mejora?

– Es natural pensar que hemos tenido mejores condiciones de ventilación. Pero, por ejemplo, aún seguimos con un déficit de lluvia que puede ser en torno al 40 por ciento en algunas estaciones de la RM. Y no ha sido un año favorable en cuanto a las bajas temperaturas. De hecho, la última vez que tuvimos nieve en Santiago hubo más de 40 preemergencias, por lo tanto hoy en día llegar a sólo dos es un gran avance.

– ¿Cómo ha estado el panorama en regiones?

– Lo que hemos logrado desde Santiago hasta incluso ciudades como Temuco, es casi no tener episodios críticos. En Talca, Curicó y Rancagua la reducción de episodios críticos supera el 80% con respecto al 2013.

– Este año no hubo Copa América, ¿tuvo que ver algo el efecto asado?

– Efectivamente, todas las emergencias en el último tiempo han estado ligadas a este efecto partido y, por lo tanto, como la selección no jugó en esas condiciones de mala ventilación, nos encontramos que no hubo la gota que rebasó el vaso. Aunque la gran señal tiene que ver con que la gente dejó de ocupar leña.

– ¿Y el Plan Santiago Respira, cuándo…?

– La aprobación es inminente, y lo bueno es que va a prohibir en forma definitiva la circulación de vehículos no catalíticos dentro del anillo Américo Vespucio en invierno, además de la restricción permanente que se ha postergado por única vez para el año 2018. A eso hay que sumar la prohibición de calefactores a leña de carácter permanente.

– Igual estamos lejos de ser una ciudad con aire limpio…

– Le hemos pillado la mano a la contaminación en invierno, que se debe principalmente al uso del calefactor a leña, lo que no significa que le hemos ganado la batalla a la contaminación. La concentración anual de material particulado en Santiago está sobre la normativa, por lo tanto, las concentraciones de verano también deben reducirse.

– ¿Y qué más hay que hacer para ganar la batalla?

– Bueno, sabiendo que el aporte de la contaminación de carácter anual se debe en un 40% al transporte, es necesario tomar medidas en ese sentido. Además de normas más exigentes para la industria.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo