tratamientos

Tratamientos postergados por la pandemia: el drama de los enfermos crónicos

Aunque los enfermos graves deben recibir atención integral, un gran porcentaje de ellos se vio afectado por la pandemia.


La pandemia del Covid-19 ha azotado al mundo entero tomando miles de vidas. De paso, su impacto trajo consigo una postergación de la atención a otras patologías. ¿La razón? falta de personal y material médico o, simplemente, por decisión de los pacientes que retrasaron  sus tratamientos por temor a contagiarse en los mismos centros de salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 163 países consultados, 122 reportaron interrupciones parciales o totales en los servicios de atención dirigidos a enfermedades como: control de la hipertensión; diabetes; tratamiento del cáncer y tratamiento de VIH.

Aunque los enfermos graves deben recibir atención integral, un gran porcentaje de ellos se vio afectado por la emergencia debido a retrasos en la entrega de medicamentos y la falta de oportunidad en la asignación de citas médicas. De esta manera, el Covid-19 ha afectado a estos pacientes, aumentando la mortalidad general.

Sin tratamiento de VIH

Respecto al ámbito nacional, el informe de ONUSIDA (2020) estima que en Chile el VIH habría alcanzado el “primer pilar del 90”. Es decir, el 90% de las personas que padecen este virus conocen su situación. Se estima que son diez mil personas las que saben su diagnóstico, pero hasta la fecha no se encontrarían con tratamiento antirretroviral.

Otros tratamientos que también han sido retrasados por la pandemia son los de la diabetes e hipertensión. Se vio afectada la atención en la salud pública para los pacientes crónicos, porque sin importar sus patologías, las horas de atención medica fueron suspendidas y solo se les entregaban los medicamentos.

«Fue angustiante»

“Sinceramente para mí fue súper preocupante y angustiante solo recibir medicamentos sin tener visita al doctor para ver mi progreso con el tratamiento. Soy insulinodependiente e hipertensa. En marzo comencé a inyectarme insulina por primera vez y desde ahí debía controlarme para ver el avance del tratamiento. Pero a raíz de la pandemia no había atención a los pacientes, así que solo retiraba mis medicamentos una vez al mes”, relató Marcia Polanco. Diagnosticada de diabetes e hipertensión hace 4 años, destaca que pese a ello los funcionarios siempre fueron amables y preocupados.

Felicia Knaul, economista experta en salud, señaló al medio digital “Semana” que los países de América Latina tenían al inconveniente de la detección tardía antes de la pandemia, porque la tercera parte de los pacientes llega a su tratamiento cuando el tumor está en fase tres y cuatro. Ahora, a ese problema se le suma el miedo y otros obstáculos. “Es una carga adicional que se viene encima a los problemas que ya teníamos”.

Los últimos meses los centros de salud han retomado las horas médicas. Sin embargo, no se ha podido determinar de qué manera esto prevalecerá durante el tiempo, sin que se vuelvan a retrasar por nuevos casos de Covid-19 positivos en el país.

Seguir leyendo