“¡Vete a la mier...!”: revelan carta y alarmantes mensajes entre Nicolás Zepeda y Narumi Kurosaki

Imputado le escribió una serie de condiciones a su expareja. “Tomaste mi confianza y la destruiste”, afirmó.

En la segunda jornada del juicio contra el chileno Nicolás Zepeda, principal y único sospechoso de la desaparición y crimen de su expareja, Narumi Kurosaki, se dio a conocer una alarmante carta.

David Borne, policía a cargo de la investigación, afirmó que una vez que Narumi llega a Francia, experimentó una relación a la distancia con el joven.

“El 5 de septiembre (de 2016) encontramos una carta con un tono alarmante”, advirtió.

Además, develó parte del texto escrito por Zepeda: “Tomaste mi confianza y la destruiste. Esta es la quinta vez que me pides disculpas esta semana. Cuando decidiste ir a Francia me dijiste que podía confiar en ti”.

En tanto, el 6 de septiembre le envió una serie de condiciones: “El costo para ti es que te conviertas en la mejor chica a partir de hoy”.

“Nunca te enojarás, nunca pedirás nada, ya nada disputarás”, añadió en la misiva.

Supuesto embarazo

“Descubrimos que Narumi estaba potencialmente embarazada cuando llegó a Francia “, añadió Borne durante el juicio. Luego citó los intercambios entre el japonés y Nicolás Zepeda el tema.

“Nunca olvidaré que me dejaste embarazada, nunca sientes ninguna responsabilidad por este embarazo, puedo concluir que eres un imbécil”, escribió Narumi. “Lamento que pienses así”, respondió él. Revisa el resto de los mensajes:

Narumi: Me va a doler el cuerpo, me quitaste el futuro de pequeño, y no sientes la responsabilidad de todo esto.

Nicolás: No quise lastimarte, te tengo amor porque te amo.

Narumi: Deberías ser responsable de mi cuerpo para siempre (...) Me dejaste embarazada, solo querías follarme. Te pediré dinero si tengo un problema con mi útero. Vete a la mierda, de verdad espero que tengas un problema con tu pene.

Cabe destacar que, pese a todas las pruebas expuestas, Nicolás Zepeda insiste en su inocencia.

“Hace cinco años que Narumi desapareció y desde entonces ha sido una pesadilla. Hace cinco años que tengo a Narumi en mis pensamientos y la inmensa pena de su familia”, afirmó ayer ante el juez.

Entre lágrimas, lamentó “la inmensa pena de su familia, de su mamá. No hay día que pase en que no los tenga presente. Quiero decir que yo no maté a nadie, niego con todas mis fuerzas los cargos de los que se me acusa y espero que este juicio traiga verdad, la verdad que necesitamos para encontrarla”.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA