Isabel Allende publica su primer cuento infantil: “pone el tema del bullying sobre la mesa”

Foto: Loli Barra
Foto: Loli Barra

La destacada escritora chilena de inspiró en su mascota para poder escribir el libro “Perla, la súper perrita”

Inspirada en su propia mascota, Isabel Allende debuta en la literatura infantil con su libro titulado “Perla, la súper perrita” donde cuenta las aventuras de Perla, una pequeña, pero valiente perrita.

A sus 81 años la novelista, filántropa y feminista chilena entró en un terreno completamente desconocido, el de la literatura infantil, pero que le ha permitido crear esta historia que habla sobre el bullying en la infancia.

Durante una rueda de prensa a la que asistió La Cuarta, la escritora señala que si bien esta es una historia completamente real, la inspiración nació de la nieta de su vecina. “Llega a mi casa gritando ‘book!, book!’. Y lo primero que hacemos es sentarnos a leer una historia -generalmente son puros dibujos- y después tomamos helados. Eso es lo mejor de la semana para Camila. Ella fue la inspiración”.

Portada de "Perla, la súper perrita"
Portada de "Perla, la súper perrita"

Perla, la súper perrita

Perla es la perrita perfecta para ser la protagonista de este cuento, ya que si bien “parece una rata de alcantarilla” tiene una personalidad increíble y no se deja pasar a llevar por nadie. “se cree una princesa, es arrogante, es valiente y tiene un problema en las cuerdas bucales, y entonces gruñe y ladra como perro policial. Si tú no la ves, crees que detrás de la reja hay un mastín y hay un ratón de este porte. Así que la queremos mucho y hemos aprendido mucho de ella a tener confianza en uno mismo”.

El libro narra la historia de Nico Rico, un pequeño niño que tras sufrir bullying en el colegio, le pide ayuda a su perrita. Perla es una perra de armas tomar, pero tiene dos poderes: hacer que todo el mundo la quiera y ladrar a voz en cuello, por lo que decide ayudar a su pequeño dueño para ayudarlo a descubrir sus superpoderes y así defenderse de los acosadores.

El libro pone el tema del bullying sobre la mesa, si los padres o los maestros leen el libro con el niño pueden hablar del tema. Es un tema del que los niños no hablan”, explica la escritora.

Los abusadores son cobardes, cuando uno los enfrenta, escapan. Siempre abusan del más débil, del más pequeño, y si pueden, tienen una pandilla, dos o tres que los ayudan. Solos no se atreven. Entonces, el mensaje de esto es que el abusador es cobarde, y hay que enfrentarlo”, recalca.

Por otro lado, Isabel Allende señala que “la idea del bullying surgió a partir de un episodio que sucedió en el parque con mi perra. Un día fue atacada por un perro más grande y, en lugar de asustarse, lo enfrentó. El perro echó a correr y ella corría detrás para morderle las pantorrillas porque, como es de pequeña, no llegaba más arriba. Y ella tiene esos poderes, es adorable, pero ladra y gruñe como un perro grande”.

Isabel y su perrita Perla - Foto: Lori Ibarra
Isabel y su perrita Perla - Foto: Lori Ibarra

Isabel Allende adaptó su estilo de escritura

Isabel Allende ha escrito más de 26 obras a lo largo de su carrera, pero por primera vez decidió aventurarse con la literatura infantil.

La escritora señala que existe una gran diferencia a la hora de escribir para adultos y escribir para niños, a su parecer, siendo mucho más fácil la literatura para adultos.

Para niños son muy pocas palabras y es una historia lineal, con protagonistas fuertes y pocos, no puedes tener una complicación de gente y a mi me gusta escribir sagas, novelas complicadas en que pasa de todo donde necesito 360 páginas para contar algo, entonces cuando tengo que hacerlo en una línea, es muy difícil

Sin embargo, Isabel destaca que al escribir el cuento aprendió algo sumamente importante: “no tengo que decirlo todo en un libro para niños”, ya que la ilustración es clave en este tipo de literatura.

Al ser consultada sobre la formación de valores a través de la literatura, la escritora señala que “Yo creo que los niños, igual que los adultos, quieren descubrir la verdad. No quieren que tú se las machaques en la cabeza, les des con la Biblia en la cabeza. No. Yo traté de escribir esta historia desde el punto de vista de Perla para que no pareciera que yo le estoy predicando nada al niño. Yo no tengo nada que enseñarle a un niño. Lo único que puedo es mostrarle un camino”.

“Entonces, por eso la voz de Perla era importante, que no fuera la voz mía contándole el cuento. Ahora, te voy a decir que esto ha sido un problema, porque mi perra se ha puesto tan arrogante que no se puede estar con ella. Se cree la Coca Cola del Desierto”.

COMPARTIR NOTA