Por denuncias de acoso sexual: esgrimistas estadounidenses protestaron contra su propio compañero

Autor: La Cuarta

Alen Hadzic, miembro del equipo norteamericano, carga con varias denuncias de acoso sexual y sus compañeros no se quedaron de brazos cruzados.


Una particular situación se vivió el pasado viernes en Tokio 2020, antes del combate en que el equipo de esgrima local, Japón, venciera a su similar de Estados Unidos.

Resulta que estos últimos llamaron la atención de todos porque tres de sus competidores, Jake Hoyle, Curtis McDowald y Yeisser Ramirez, aparecieron luciendo una mascarilla rosada, mientras que Alen Hadzic fue el único con mascarilla negra.

¿Por qué?, se preguntaban todos. Pues bien: responde a una protesta que decidieron llevar a cabo los miembros del equipo norteamericano en contra de su propio compañero.

Hadzic ha sido denunciado en varias oportunidades por casos de acoso sexual. De hecho, en principio, de acuerdo a lo que dictaminó un juez, no iba a poder presentarse como competidor en los Juegos Olímpicos, sin embargo, tras el reclamo de su abogado defensor se logró revertir esta decisión.

Sin embargo, no lo dejaron quedarse junto al resto de sus compañeros en la Villa Olímpica. Por la seguridad de los atletas, se decidió desde la USA Fencing, institución de Esgrima de Estados Unidos, que Hadzic se alojara en un hotel cercano.

“Los miembros del equipo han expresado su preocupación por su seguridad y bienestar debido a tu presencia, lo que, según ellos, podría afectarles negativamente a sus habilidades mentales y emocionales para prepararse y competir al nivel requerido para tener éxito en los Juegos Olímpicos”.

Ese es parte del mensaje del mensaje que USA Fencing le habría enviado a Hadzic, y que fue publicado por USA Today.

En el escrito también se puede leer que “varios han pedido que USA Fencing establezca medidas para mantenerlos seguros y minimizar las distracciones durante los entrenamientos y la competición. En consecuencia, USA Fencing, junto con la USOPC, implementará un plan de seguridad para los próximos Juegos Olímpicos”.

La periodista Brianna Sacks confirmó que el gesto de sus compañeros de salir con mascarilla rosada fue en señal de protesta. “El desdén (del gesto) fue evidente”, le habría dicho una fuente que prefirió no revelar.

Las acusaciones que pesan sobre Hadzic

El atleta se vio envuelto en una polémica de esta índole por primera vez en 2013, luego de ser acusado durante un acto ocurrido en la Universidad de Columbia.

En aquella ocasión fue suspendido hasta 2014 sin participar en competencias deportivas.

Pero no fue la única: en 2015, sin ir más lejos, otra mujer lo denunció por acoso sexual.

En la previa de la cita olímpica, algunas víctimas decidieron reflotar estas denuncias para impedir que Hadzic representara a Estados Unidos en Tokio. Difundieron sus casos y, tras la repercusión, se decidió suspenderlo.

Sin embargo, tras la apelación de su abogado defensor, Michael Palma, se revirtió la determinación. Su argumento es que no se le podía suspender sin cargos civiles o penales en su contra.

En definitiva, Hadzic se presentó en Tokio pero en calidad de suplente. Por este motivo, no fue necesaria su participación durante el combate en que Estados Unidos cayó ante Japón.

Seguir leyendo