Para el camarín albo llegó la hora de borrar la "mancha"

Los jugadores de Colo Colo estudiaron las debilidades de su archirrival con la idea de entrar a noquear. La meta es devolver el 5-0 de la era Sampaoli.

La moderación fue la tónica de la semana. Pero otra cosa se vivió en el camarín de los blancos. Es que los guerrilleros de Mario Salas desean demostrar que la paternidad de la que tanto se habla, el Cacique suma 104 triunfos en el Superclásico y el Bulla sólo 62, se haga realidad hoy en el Nacional.

Por lo mismo, más allá del trabajo que realizaron con el cuerpo técnico, cada uno de ellos estudió las debilidades de su zona de juego y la compartieron con sus compañeros.

Fue en este análisis que concluyeron que las bandas serán claves en el compromiso 185, pues "'Bose' (Jean Beausejour) y (Matías) Rodríguez abandonan mucho su zona (defensa) y (Leandro) Benegas con el 'Seba' Ubilla se acoplan bien en ataque", nos contó uno de los testigos de esta conversación.

Otro de los consultados habló de los centrales universitarios (Rodrigo Echeverría y Lucas Aveldaño) y cómo Esteban Paredes analizó sus movimientos con el objetivo de no sucumbir ante su marca.

A eso se le agrega el compromiso que todos hicieron de no "regalar" el primer tiempo, para que no pasar zozobras en el complemento. "Este partido requiere una concentración total para conseguir los tres puntos", los arengó Mario Salas y el Arengazo (ver nota aparte) los dejó con más ganas de entrar con el cuchillo en los dientes.

¿Vengar el 5-0 de inicio de década? Es una de sus anhelos más codiciados, aunque más les interesa que su capitán se transforme en el máximo goleador de los Superclásicos y de paso supere a "Chamaco" Valdés en el podio de los artilleros del campeonato nacional. Para ambas marcas, sólo le faltan dos celebraciones.

Fantasma de la B en el "Arengazo"

Diez de la mañana en punto y 15 mil hinchas albos ya copaban el acceso "Cordillera" del estadio Monumental.

Los fanáticos estaban ansiosos por comenzar un nuevo Arengazo, la ya tradicional fiesta que realizan las barras antes de que se juegue un clásico. Y la razón para tanta premura es que la Garra Blanca quería extender al Fantasma de la B, para así burlarse del mal momento deportivo por el que pasa su archirrival (van últimos en la tabla).

Pero como nunca faltan los desordenados, varias veces carabineros debió intervenir para mantener la calma y en dichas refriegas, cinco personas resultaron detenidas.

"Esta actividad la realiza la hinchada de Colo Colo, antes de un partido importante. Y es cierto, tuvimos un par de situaciones aisladas, pero que no son de importancia", concluyó el presidente de ByN: Aníbal Mosa.

Patrones apostaron desayuno solidario

Se encontraron en el Estadio Nacional y de inmediato se cuadraron con las medidas de seguridad que se implementaron para el Superclásico.

Hablamos de los patrones de Azul Azul y Blanco y Negro, José Luis Navarrete y Aníbal Mosa, quienes llamaron a sus respectivas hinchadas a portarse bien en el Superclásico de hoy.

"Lo único que esperamos es que se desarrolle el partido con normalidad, hemos trabajado duro para que las familias vuelvan al estadio y sólo se hable de lo que pase en la cancha", explicó el jefe universitario.

Y para que todos entiendan que la rivalidad sólo es deportiva, ambos personeros acordaron realizar una actividad solidaria durante los próximos días.

"Lo conversamos con Aníbal y hemos llegado al acuerdo de apoyar con un desayuno solidario a una institución que trabaje con menores de edad para alejarlos de las drogas", contó Navarrete.

Iniciativa que Mosa apoyó desde el primer momento. "Me parece una excelente idea, porque el fútbol se debe transformar en una alegría para la sociedad y no en un problema", concluyó.

COMPARTIR NOTA