Claudio Riquelme ahora relata con el delantal de maestro sanguchero

El “Gigante del sur”, que hoy canta goles en Los Secos del VAR de Radio Usach, instaló en Teno su pyme de emparedados y pizzas.


Acostumbrado a cantar goles en las canchas criollas, Claudio Riquelme recibió un duro golpe cuando a principios de año tuvo que dejar Radio Cooperativa. Pero el gigante del sur no lloró todo un río y siguió ligado a las trasmisiones deportivas junto a sus compañeros en “Los Secos del VAR”, relatando partidos hasta en pandemia por Radio Usach.

Pero Riquelme tenía hambre de más. Y desde Teno, en la Región del Maule, el capo del “mic” le dio una vuelta a su tranquila y campestre vida a 20 kilómetros Curicó. Fue así que junto a su santa esposa se lanzaron a la arena gastronómica con su pyme “Sabores de la Montaña”, aprovechando que el delivery no es muy frecuente por esos lares.

“Vivimos en un sector rural y desde marzo que estamos acá con mi familia. Viendo qué cosas podíamos hacer con mi mujer (Isabel Oliva), siempre nos ha gustado la cocina y ella me empezó a decir que nos animáramos, vimos el sector y aquí no hay delivery de nada, es bien campo, pero también están llegando hartas familias”, comenta el relator.

– ¿Qué nos trae el menú y cómo anda de maestro sanguchero?

-Tenemos pizzas y sánguches (@saboreslamontana), la masa fresca la hacemos nosotros, todos los días en la mañana amasamos, no es “pelúo” hacerla. Con tutoriales aprendimos harto, hasta expertos del extranjero nos ayudaron.

– ¿Cómo anduvo la recepción con el paladar del cliente?

-Se sorpendieron. Empezamos formalmente esta semana, antes hicimos concursos y ahí nos lanzamos. Acá es todo mucho más tranquilo, retirado de lo urbano, lo del virus se ve más controlado.

-Y usted reinventado totalmente…

-Va de la mano con “Los Secos del VAR”, no la pensamos dos veces y nos lanzamos. Las cosas hay que hacerlas, saber reinverntarse, así que de lunes a viernes “Sabores de la Montaña” y los fines de semana vuelvo al relato para meter la pata en lo profesional, jajá.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo