Escándalo por apuestas: futbolista argentino confesó que recibió amarilla a cambio de plata en Brasil

Kevin Lomónaco en Brasil.

El defensor trasandino admitió que le pagaron a cambio de dejarse amonestar en una derrota de su equipo en noviembre pasado.

Kevin Lomónaco es un defensor de 21 años que milita en el Red Bull Bragantino, club que actualmente es parte del Brasileirao, y en 2022 participó por primera vez en la Copa Libertadores. Sin embargo, todo se vio empañado por la confesión de soborno del jugador.

El argentino admitió ante la Justicia brasileña que había recibido dinero tras, a propósito, hacerse amonestar en un partido contra América a fines del 2022, duelo que terminó en derrota 1-4 para su escuadra, según reveló en un video publicado por el sitio brasileño UOL.

Recientemente, a través de un comunicado, la Justicia de Brasil reveló que siete futbolistas han sido procesados por vincularse con las mafias de las apuestas: Eduardo Bauerman (Santos), Víctor Ramos (Chapecoense), Gabriel Tota (Ypiranga Futebol Clube, Igor Carús (Sport de Recife), Paulo Miranda (Náutico), Matheus Gomes (Sergipe) y Fernando Neto (Sao Bernardo), según consignó BioBíoChile.

Ahora, en el video difundido por el citado medio brasileño, difundió la interrogación del fiscal Fernando Cesconetto al argentino Lomónaco, dejando en evidencia su confesión.

El revelador diálogo

—... ¿Se volvió a comunicar contigo para que hicieras qué? —le preguntó el investigador sobre la conversación que tuvo vía WhatsApp.

—Sí, se puso en contacto conmigo, presentándose, dando su nombre y diciendo que hiciera uno… para ganar algo de dinero —le contestó, enredado, el defensor—. Para hacer eso. No sabía mucho, nunca había hecho algo así con una apuesta, nada de eso. No entendí mucho, pero dijo que iba a ganar mucho dinero rápidamente, que sólo tenía que tener una tarjeta amarilla. Siguió hablando mucho así, solo, porque no respondí el mensaje. Al principio no respondí el mensaje.

—¿En algún momento aceptó la propuesta de Vinícius Ribeiro? —continuó el fiscal Más adelante, el jugador le aclaró que el nombre del sujeto era Luis Felipe.

Sí, lo hice —confesó el oriundo de La Plata—. En la concentración, creo que el día antes del partido. Seguía insistiendo, mandando mensajes, diciendo: ‘Cerremos hermano, es dinero…’. Seguí hablando con él en la concentración, y luego sí: me sacaron tarjeta amarilla. Pero lo hice sin saber que era un crimen o algo, lo hice normalmente, no le pregunte nada a nadie.

—¿Qué partido era ese, Kevin?

—Era con América.

—¿5 de noviembre?

—Sí, sí.

—¿Pero cuánto dinero te ofrecieron por esa amarilla?

Me ofreció 70 mil reales —reveló el ex-Lanús sobre una suma que equivale a alrededor de 11 millones de pesos chilenos—. Y me dijo que le enviaría una seña antes del juego, que era de 30 mil.

—¿Envió la seña antes? —consultó Cesconetto.

—Sí, envió una seña antes del partido —admitió el futbolista.

—¿Y te envió los 30 mil reales? —hizo saber el fiscal, haciendo alusión a un equivalente a 5 millones de peso.

—Lo hizo —declaró—. No recuerdo si fue el día anterior o el mismo día, pero antes del partido.

—¿Te debía 40 mil reales y te seguía hablando? —siguió con la indagatoria.

—Sí, sí. Seguía queriendo una roja, un penalti, algo mucho más grande. No era mi intención hacer esto. Hice la amarilla solo porque pensé que no era algo que perjudicara al equipo. Pensé que era algo normal y tampoco pensé que fuera un crimen, algo así. Fue como dije, no le pedí nada a nadie, lo hice solo porque sí, luego en un momento, fue un día rápido allí.

—Está bien —concedió el fiscal—, ¿pero reconoces que está mal recibir una promesa de 70 mil y recibir 30 mil en el bolsillo para sacar una tarjeta contra tu equipo? ¿Sabés que esto está mal?

Sí, sí, sí—admitió Lomónaco

—¿Tanto que no les dijiste a tus otros compañeros que habías hecho eso?

No lo hice.

—¿Tampoco a tu entrenador?

—No, a nadie —cerró el jugador.

Castigo

El argentino será multado deportivamente por infracción al Código Brasileño de Justicia Deportiva (CBJD), particularmente en lo que respecta a los artículos que indican “actuar deliberadamente en perjuicio del equipo que defienden’' y/o ‘’actuar de forma contraria al deporte ética con el objetivo de influir en el resultado del partido, competición o equivalente”.

Las multas económicas fluctúan desde los 100 a 100 mil reales (es decir, desde los 16 mil a los 16 millones de pesos chilenos).

Mientras, en lo deportivo implicaría una suspensión que va desde los 180 a 330 días sin jugar en países con federaciones afiliadas a la FIFA.

COMPARTIR NOTA