Las sombras de la Segunda División Profesional

Autor: Luis Escares

La ANFP siempre ha menospreciado el campeonato de bronce. No pueden ingresar a consejos de presidentes, no tienen recursos e, incluso, recién este año agregaron las banderas de los clubes en el frontis de Quilín. En la “C” viven en cuarentena desde antes de la pandemia.


Ya han pasado ocho años de su creación y la Segunda División Profesional sigue siendo el “patito feo” de la Anfp. Sin recursos desde Quilín y ni televisación, ya que el CDO no ha cumplido con los acuerdos económicos, el financiamiento de todos los clubes depende exclusivamente de los dirigentes. Algo que con la pandemia se ha complicado.

Álvaro Vial, gerente general de Deportes Recoleta, cuenta que “la Anfp ha sido desleal con los recursos para la división, llevamos un tiempo reclamando lo que es justo. La primera y única vez que nos ha llegado algo fue con los fondos especiales de Conmebol”.

Desde Cauquenes, Mayquel Ortega, presidente de Independiente acota que “queremos que sea más viable. Lo primero es hacer un cambio de estatutos, para que la división tenga voz y voto. Acá hay muchas cosas turbias y muchos clubes están cerca de la catástrofe”.

Un estado que ya se vive en equipos como Vallenar, San Antonio, Linares y General Velásquez de San Vicente de Tagua Tagua. Este último, incluso, no inscribió a los jugadores en la Anfp, por lo cual el plantel sólo vive con $100.000 que el Sifup entrega cada mes.

La pasan mal

“Hay compañeros trabajando en ferreterías, vendiendo frutas, haciendo lo que sea para llegar a fin de mes. El Sifup nos depositó algo el mes pasado y la ayuda de la Conmebol no la pudimos recibir, ya que como no hay contratos la plata está retenida. Nos dijeron que cuando volviéramos nos pasarían esos montos”, indica Manuel Olea, capitán del cuadro de San Vicente.

En Vallenar, el portero Carlos Julio añade que “hay problema con los sueldos y no se habían pagado algunas cotizaciones. Nosotros llegamos al acuerdo de hacer una rebaja del 50%, a excepción de quienes ganan el sueldo mínimo, pero los problemas siguieron. No nos han pagado abril, ni mayo y ahora nos dijeron que aplicarían la ley de protección del empleo y quienes no tengan los contratos ingresados recibirán el equivalente a la AFC de la dirigencia”.

Para que Linares siguiera adelante el municipio tuvo que poner recursos. Incluso, en el Maule han propuesto la idea de no jugar este torneo, mientras que en el SAU sólo se sabe que Esteban Paredes es el nuevo dueño, pero no tienen a ningún jugador contratado.

“Queremos que sean más equitativos. Cuando lleguen las platas de la FIFA tenemos que sentarnos a negociar con la ANFP”, enfatiza Vial, quien es parte de una mesa de trabajo para potenciar la división, mientras que Felipe Sáez, gerente de Fernández Vial, apunta que “el panorama es complejo sin pandemia y más ahora. Todo es incertidumbre, pero acá estamos intentando mantener por la mayor cantidad de tiempo posible a los jugadores trabajando, esperando que se solucione todo”.

Lautaro, el osais

Lautaro de Buin es casi el único equipo sin problemas. El técnico y accionista, Carlos Encinas narra que “seguimos entrenando por Zoom, los sueldos se pagan, estamos construyendo el estadio. Nos ilusiona lo que podemos hacer esta temporada. Creemos que se va a jugar desde agosto, que la división se fortalecerá para dejar de ser el conejillo de Indias. La Segunda debería ser autónoma, debería recibir plata de la ANFP, aunque cuando uno entra en esto sabe que en esto no hay plata y hay que apostar a subir”.

En Colchagua, el capitán Octavio Pozo indica que “se llegó a un acuerdo para los sueldos. Dentro de todo estamos bien, entrenando en casa. Sabemos que acá no hay muchos recursos, es una categoría olvidada, pero se está trabajando para potenciarla”, opinión que el técnico de Colina, Rodrigo Meléndez, también comparte: “Lamentablemente no hay mucha ayuda de la Anfp, pero acá hasta ahora se ha cumplido. Los jugadores negociaron una rebaja y yo creo que la división se jugará, po
rque sirve a los equipos de la A y B para foguear jugadores. Es un torneo competitivo”.

Concepción también tuvo la buena onda de su plantel y sólo los utileros mantuvieron el sueldo íntegro, mientras que en Iberia las cosas también marchan en orden. Sólo resta saber si el torneo partirá en agosto. Si esto se extiende, según algunos dirigentes, el torneo se declararía desierto.

A Seguir batallando

“Tenemos hasta el 5 de septiembre para hacer el torneo de forma normal”, dicen en Cauquenes. “La comunicación es clave para darle realce a la Segunda”, acotan en Recoleta, mientras que en el Vial añaden que “tenemos fe que el torneo se realice para ir por el ascenso”. En Vallenar la tienen clara: “Es hora de que la división se profesionalice, pero de verdad”, y en Velásquez cunde la incertidumbre: “esperamos que nos llamen para jugar”.

La gente de Colina agrega que “la división debe salir de su situación compleja”, a la vez que en Buin enfatizan que “todos los clubes nos sacamos la mugre para salir adelante, ojalá nos comiencen a tomar en cuenta”.

Así, la Segunda División tiene que seguir resistiendo.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo