El drama de Tomás González: “No tengo ni un auspiciador”

Autor: Belén Muñoz

El gimnasta reveló que, a pocos meses de su participación en los Juegos Panamericanos y el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística, aún no cuenta con ningún auspiciador.


Son las 17.30 horas del miércoles 13 de marzo y Tomás González (33) está listo para realizar su rutina en la barra fija. Luego, hace sus ejercicios en salto y termina con barras paralelas. Recién a las 19.00 acabará su día de prácticas.

El triple finalista olímpico se prepara con doble jornada (de 10 a 13 y de 16 a 19 horas) de lunes a sábado. “Son 30 horas a la semana. Es agotador, pero obviamente uno va buscando perfeccionarse. Mis entrenamientos no van enfocados en repetir, sino que hacer menos repeticiones, pero más efectivas. Hacerlas bien”, es lo primero que nos comenta antes de la ducha.

El gimnasta revela que está enfocado en los Juegos Panamericanos de 2019, que se harán entre julio y agosto, y el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística, en octubre, donde espera lograr el desempeño que le permita ir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Tomás, que debe preparar la defensa de tesis de kinesiología y que es presidente de la Federación de Gimnasia de Chile, aseguró que “el año pasado fue agotador. El 2018 sólo me dediqué a competir en suelo, porque sabía que las horas de entrenamiento no me iban a dar para competir de la manera que yo quería. Este año sí me tengo que preparar, porque si quiero clasificar a Tokio 2020 tengo que hacer los seis aparatos en el mundial”.

– Mucho se habló de que Río sería tu última competencia olímpica, ¿Te molesta que siempre te pregunten por el retiro?

Desde Londres que me están preguntando cuándo me voy a retirar. Estamos en un país que es chaquetero, entonces no me hago expectativas de que vamos a cambiar en lo pronto en cuanto a la cultura en los medios, etc. Es un poco fome, pero yo me dedico a lo mío al final.

– ¿Te molesta esa insistencia?

Es fome, pero es como la historia que yo he vivido siempre acá en Chile. Siempre ha sido difícil y finalmente me enfoco en lo que tengo que hacer, demostrando un poco. Soy de pocas palabras, soy más de demostrar. Los hechos hablan por sí solos.

– ¿Te han tocado malas experiencia en Chile?

Millones. Muchas veces la gente piensa que a mí me funciona todo bien y no. Partí como cualquier deportista acá, y con las condiciones mucho más precarias que las que hoy existen en la gimnasia. Uno aprende de las cosas malas.

– Ahora usas harto Twitter e Instagram, ¿te costó mucho entrar a ese mundo?

Al principio no quería, por esta misma experiencia con los medios. Un poco como que uno no sabe cómo manejarse, como vende más una polémica, y eso a mí no me gustaba, la exposición, pero me he dado cuenta que es mejor aún, porque yo voy a dar la información de primera fuente. Y de esta manera puedo informar a la gente de lo que yo hago. Siempre hay gente que tira mala onda, pero es bloquear y listo.

– ¿Qué red social usas más?

El Twitter lo usaba antes, más para Londres, ahora uso más Instagram. Al principio no entendía bien la dinámica, no lo manejo tanto, pero de a poco lo estoy entendiendo. Además, tuve algunos auspiciadores para Londres, luego para Río, pero hace tiempo que ya nada. Entonces también es para poder exponerme un poco y que haya mayor interés para, eventualmente, conseguir algún auspicio.

– ¿No tienes ninguno?

Auspicio, no. La Clínica Meds me apoya en la parte médica, pero así auspicio como contrato, no. Sí tengo algunos canjes que duran cierta cantidad de meses, que obvio que es una ayuda, para el día a día.

– ¿ O sea no hay nadie interesado en apoyarte para lo que se viene?

No, nada. Ni siquiera marca de ropa. Me ha costado harto. Sería útil, pero llega un punto que cuando ya tocas todas las puertas, todas las marcas, decí ya, que sea lo que salga no más.

– ¿No te llama la atención que nadie te quiera?

Me llama la atención. Mira, creo que va un poco en lo chaquetero que somos. Me están retirando hace rato, y eso no me ayuda. Algunas personas me dicen ‘¿pero sigues compitiendo?’ y como acá no hay mucha cobertura de las competencias, no le llega mucho a la gente, por eso también uso más las redes. Yo ahora me dedico a lo mío, y al final es como que lo hago por el país a estas alturas, es un compromiso que tengo con el país. Pero también porque yo quiero estar ahí, en los Juegos Olímpicos (de Tokio) y representar a Chile, dejarlo en lo más alto que se pueda.

El “Salto González”: “Fue súper emocionante”

“Este periodo entre Juegos Olímpicos y Juegos Olímpicos ha sido desgastador, pero gratificante. Pude terminar la universidad. Ha crecido mucho la escuela de gimnasia (ubicada en la Ciudad Deportiva de Iván Zamorano). Tenemos 500 alumnos, ya está andando todo estable, y en la Federación (de Gimnasia) hemos hecho un buen trabajo”, indicó Tomás sobre su movido 2018.

Pero el año pasado también hubo un hecho que marcó su vida: la Federación Internacional bautizó una acrobacia patentada por el chileno con su nombre. “Fue súper emocionante. Estaba en el CESFAM Rosita Renard y entre pacientes veo un WhatsApp, donde me avisan lo de la Federación. Fue emotivo que después de tanto tiempo hayan reconocido el ejercicio”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo