Los consejos financieros de la “contadora de los influencers”: pensar en la vejez, ordenarse y ahorrar

Aurora Sepúlveda, la contadora de los influencers.
Aurora Sepúlveda, la contadora de los influencers.

Aurora Sepúlveda es toda una autoridad en redes sociales, reconocida por estar detrás de las finanzas de varios rostros del espectáculo e Internet, y también pymes; acaba de lanzar su libro “Ordena las finanzas de tu casa y sé feliz”. “El ‘me lo merezco’ o ‘Dios proveerá, te hacen ir cayendo en deudas”, le dijo a La Cuarta.

Aurora Sepúlveda es una supermujer: CEO del Grupo Corporativo LaContadora.cl, AuroraSepulveda.com, Más Contabilidad y Escuela de negocios. Es estudiante de MBA Universidad de Chile, contadora auditora especialista en tributación para emprendimientos y pymes; y mamá de tres hijos.

Tiene más de 200 mil seguidores en redes sociales, un cartera de clientes que incluye influencers y rostros de televisión, y en su descripción de Instagram dice, “apoyo a pymes y contadores”.

A los 24 años ya tenía su primer departamento, de ahí en adelante nunca dejó de concretar sus metas financieras. Toda esa experiencia la vuelca en el libro “Ordena las finanzas de tu casa y sé feliz”.

“Si queremos una casa, inclusive con ingresos bajitos, podemos lograrla con financiamiento de distintas partes para que hagamos este pozo y no seguir pagando arriendo”, le reveló a La Cuarta.

- Aurora, primero que todo, ¿cómo ha sido para ti emprender múltiples veces?

Fue frustrante, pero ahora que han pasado los años he entendido que tuve que pasar por eso para tener el aprendizaje y poder enseñar, siento que si no hubiese pasado por la repostería, armar un coffee break, no hubiese sabido cómo se hacían los trámites, qué es lo que beneficiaba y lo que no, aprendí a porrazo.

- También eres conocida por ser “la contadora de los influencers”, ¿cómo comenzó eso?

Me acuerdo que en enero de 2018 me estaba yendo mal, estaba frustrada, tuve un problema familiar grave y dije “basta, aquí me enfoco solamente en mi trabajo”. Y siempre se me abren ventanas, así llegué a una influencer, yo iba con mi hijo en brazos, ella con su hijo en brazos y listo, empezamos a tener reuniones y enganché, me empezaron a recomendar y me di cuenta que existía un mundo de famosillos que no son conocidos en los medios tradicionales sino a través de redes sociales. Y llegué a otra, a otra y llevamos años trabajando juntas, muchas se expandieron a nivel internacional. Son muy bonitas las oportunidades que te pueden dar las redes sociales si las manejas de buena manera.

- Y tú misma te convertiste en influencer desde el otro lado, desde cuidar el dinero.

A mí me encanta hablar de plata, soy súper trabajadora, si hay que trabajar 24-7, se trabaja 24-7, cuando tenía a los niños chiquititos pasé por períodos de supervivencia, me alcanzaba para pagar lo justo, hubo años en que no me podía comprar ni siquiera un pantalón, entonces ahí uno se da cuenta que sin esta planificación me hubiese metido con créditos, una bola de nieve. Cuando mostré que me compré mi parcela causó sensación y yo decía que para mí es simple, es sumar, restar, planificar y voy logrando la meta, pero me di cuenta que no era sencillo para todos, las finanzas personales son un temazo, falta mucho conocimiento, a los niños tampoco les enseñan educación financiera en el colegio.

El dinero y la felicidad

- El nombre del libro es “Ordena las finanzas de tu casa y sé feliz”. ¿Cuál es el vínculo que identificas entre el dinero y la felicidad?

Muchas personas de mi entorno, sobre todo mis compañeros del MBA, me dicen que el dinero no hace la felicidad, pero yo pienso que es un medio que te hace disfrutar de la vida. Si estás deprimido, te pagas un buen psicólogo, si no generas dinero no puedes aprovechar muchas instancias que te van a llevar a esa sensación de estar contento. Yo se que uno decide ser feliz independiente de los problemas, es una actitud de vida, pero para mí el dinero es el medio. En el libro comento que si no tenemos plata hay muchas actividades que los niños valoran o nosotros mismos como adultos, sin tener que estar desembolsando tanta plata. Hay que pensar que los momentos de deuda son transitorios.

- ¿Cuál es el principal problema financiero que has identificado en estos años con tus clientes?

No poder ordenarse, el otro día asesoré a una persona en el mundo de los negocios que ya estaba jubilada y me dijo “yo trabajé freelance, la plata que tenía la gastaba y ahora estoy viendo las consecuencias porque nunca ahorré”. Si hay que lograr una meta y buscar otros ingresos, uno lo hace, y hoy en día a las nuevas generaciones les está pasando lo mismo.

- ¿No pensar en la vejez?

Claro, no piensan que vamos a llegar a la vejez y nos va a doler el que hayamos viajado tanto y no tengamos dónde vivir, eso es preocupante. Si recibo 500 mil pesos de sueldo ver cómo lo distribuyo, ver otras fuentes de ingresos, buscar apoyos estatales porque hay muchos de los cuales puedo hacer caja.

- ¿A qué te refieres con hacer caja?

Que voy buscando recursos para ver cómo llego tranquila a fin de mes. De repente hay clientes que ganan más de cuatro sueldos mínimos, pero adoptaron una vida tan costosa que no se les hace nada, el estatus social, las apariencias, te hace estar en este constante gasto. El “me lo merezco”, “Dios proveerá”, te hacen ir cayendo en deudas. Las primeras deudas que la mayoría tenemos es el CAE y la cuenta bancaria que te dan con el título profesional, yo veía cómo mis compañeros gastaban y no pagaban, y se manchaba su historial financiero. Tenemos que hablar de plata en la casa, si estamos justos hay que hablar.

Un problema más allá de las clases sociales

- ¿Cómo lo implementas con tus niños?

Yo a mi hijo mayor le doy $5.000 pesos de mesada y no hay más, no tiene otra obligación pero tiene prohibido pedirme un chicle, una bebida cuando salimos, un juguete. Yo no le digo no, sino “ya ok, ¿cómo lo vas a lograr?”. Para que ellos mismos vayan cambiando la percepción, y se siente chocho cuando junta $20.000.

- ¿Este es un problema que traspasa las clases sociales?

Sí, tengo clientes de todos los estratos sociales, no puedo decir nombres pero hay influencers conocidos a nivel nacional e internacional que generan más de 7 millones de pesos mensuales y se les hace agua, no tienen casa todavía, no tienen ahorros, prefieren arrendar antes de capitalizarse. Le gusta una comuna determinada para vivir, pero para vivir ahí necesitas ganar mucho más todavía para comprar una propiedad. Tengo clientas artistas, de distintos apellidos y créeme, todas fallan en lo mismo: van mezclando las cuentas de la empresa, la salida de sus finanzas personales y se desordenan. Tengo clientas famosas y las estafan los managers, solo por falta de control y eso da lata porque son personas maravillosas, hay gente que no tienen escrúpulos, si les pueden robar todo, les van a robar todo.

- ¿Y cómo podemos materializar el orden financiero a través del libro?

Cuando me contactaron de Penguin, una de las cosas que pedí es que fuera rayable, para anotar los egresos, organizarnos si queremos ser mamá, planificar si es que podemos. Este libro tiene tareas para lograr tu casa, un vehículo; lo que tienes que ir sabiendo para tomar decisiones. Es importante tener entre 2 a 3 sueldos como ahorro en caso de que pase cualquier imprevisto. Una de las cosas que siempre sugiero es que si vamos a recibir plata no pensemos en gastarla. Este libro es para que se raye, pero las finanzas son personales, y estas planillas las pueden aplicar en Excel, pero sin engaño, y si van haciéndome caso, van a lograr revertir problemas financieros.

- Finalmente, ¿cuál sería tu principal consejo para las personas que quieren emprender?

Aunque suene crudo, trata de emprender con una espalda financiera, que puedas tener tus finanzas personales cubiertas por lo menos entre seis meses a un año, si hoy renuncio y mañana quiero ser independiente, no voy a tener los ingresos inmediatamente. Puedo trabajar en paralelo, es decir, cumplo con mi contrato laboral y en la tarde voy empujando mi proyecto; o ahorro y empiezo con este proyecto desde cero. Hay que tener precaución, quizás voy a tener que bajar mi estilo de vida a uno más austero hasta que la empresa empiece a generar las utilidades, y esas utilidades son para mis finanzas personales.

COMPARTIR NOTA