La Geisha sacó pololo rucio y forrado

"Estoy encantada con él", dice la mami de Angie sobre su amor canadiense.


Judd se enamoró de Anita en una de las tantas giras de “Pecadores Vip”. Ella dice que está flor con su nuevo galán que le habla en gringo.

Anita Alvarado se lo tenía bien guardadito. La perla lleva más o menos un mes pololeando con un rucio de 45 pepas, ojos azules, de nombre Judd, nacido y criado en Canadá, de profesión geólogo.

Sí, de esos mismos mateos que ganan el tonto billete, sapeando los componentes y pataletas constantes de la Tierra.

La propia Geisha se encargó de confirmar a La Cuarta que su nuevo amor con carita de minino es foráneo y que siempre le dice oh, my God! Desde que se flecharon, él se lo ha pasado arriba de los aviones, desde su terruño al nuestro, de puro enamorado.

“Nos conocimos en una de las giras de Pecadores Vip, en Antofagasta. Yo estaba con una amiga y su marido, luego salgo a la barra y se cruzaron las miradas con él”, soltó la mamucha de ocho querubines, feliz con su macho que salió tan cumplidor y prendido que se vino a pasar el cumpleaños número 40 de su amada – que cae el mismo día de Navidad- a su lado.

– ¿Tan fulminante, Anita?

– Sí, así fue. Le dije quiero pasar dos días contigo. Después aumentaron a siete y así vamos.

– ¿Y de dónde salió este señor?

– Estaba en Antofagasta por trabajo. Nos vimos y listo. Es un hombre soltero y tiene una hija de 15 años.

– ¿Además de tu presente, sabe de tu pasado?

– Al tercer día de conocerlo le conté mi vida y toda la verdad. Que fui geisha desde los 18 hasta los 25 años y seguimos tal cual. Estoy feliz y esperando ver qué pasa.

En el familión Alvarado una de las más contentas con la conquista de Ani es su hija Angie. “No he compartido mucho con él, ah, pero me cae muy bien, es geólogo, científico. Vino a celebrar la Navidad con nosotros y todo, así que veo que es jugado el hombre”.

– Tu mami se ve radiante al lado del rucio Judd…

– Ojalá que le dure sí poh, jajajá. Bueno, pero eso es cosa de ella, mientras mi mamá esté feliz con alguien, lo pase bien, nosotros también lo estamos.

Seguir leyendo