Anita Alvarado está dispuesta a ir hasta a la cárcel por su hijo

Autor: Demid Herrera

La Geisha está como leona en el caso que la tiene enfrentada a su ex pareja canadiense por la tuición del hijo de ambos.


El drama que vive actualmente Anita Alvarado por el juicio de tuición de su hijo menor está muy lejos de acabar. Esto, porque su ex esposo -el canadiense Judson William Fee- está peleando en el Juzgado de Familia de Colina por quedarse con la custodia definitiva del pequeño de ambos e incluso existe la posibilidad que la chilena pueda ir a prisión. “No me interesa si voy a la cárcel, pero si tocan a mi hijo yo mato. Es más fácil eso y salgo en menos tiempo que de este juicio”, dice una -a estas alturas- ofuscada Anita.

La Geisha asegura a La Cuarta que a estas alturas ya no entiende a la ley chilena respecto del caso de maltrato a su hijo de parte de su padre biológico. “Le hicieron un examen sicológico a Judd, y luego de haber dejado al niño arriba de un pozo y darle comida con ají, que lo dejó con gastritis, con ese exámen se llegó a la conclusión de que él está apto para cuidar a mi hijo. Es una tontera, sobre todo si estamos hablando de un hombre que me violaba cuando yo estaba durmiendo”, asegura entre estremecedores llantos.

 Eso es muy serio, Anita…

¡Así es! Entonces, no puedo creer que le estén dando a Judd la opción de tener el cuidado de mi hijo de viernes a domingo. Eso lo creo que se lo den a un padre que tiene un buen comportamiento, pero no así a uno que con un exámen sicológico que solo duró un día, lo declaren apto para hacerse cargo de mi niño sin siquiera conocerlo bien.

 ¿Qué es lo que quieres?

Que la justicia haga su trabajo, pero repito, a mí me da lo mismo esa cosa de que me manden a la cárcel por defender a mi hijo. He estado en la cárcel por cosas que ni siquiera lo ameritaban, entonces ahora que están tocando a mi hijo soy capaz de cualquier cosa. Como es este país, si mato a alguien termino saliendo a los tres años.

 ¿Te ha dicho algo tu pequeño?

Cuando volvió enfermo de la guata le pregunté que pasó y me respondió que era porque su papá lo había obligado a comer comida con ají. Que los hombres comen ají y que tenía que comer sí o sí. ¿Cómo es posible que le quieran dar tres días para que esté con mi hijo a ese padre? Aparte que mi hijo tiene cinco años y nunca ha dormido con su padre, ni una sola vez. De verdad que no entiendo esto.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo