“Cotito” se exilió en el sur: la nueva vida de Juan Pablo Flores

Autor: LaCuarta.com

Un foto que subió Sergio Freire se desparramó por la web. El humorista hace casi cinco años que se alejó del humor y el espectáculo.


Juan Pablo Flores fue uno de los cerebros de El club de la comedia. Con una chispa única, quien para muchos fue el más talentoso del programa de humor, en medio de la consolidación de stand up y la llegada de varios de sus colegas a la Quinta Vergara, a fines del 2014 tomó sus cosas, se fue al sur y se aisló.

¿Qué pasó? Es un misterio hasta para quienes trabajaron a su lado. No entienden la razón de este autoexilio para un humorista brillante que se hizo conocido por El terrible jefe o Cotito, entre otros personajes.

Hay quienes dicen que el estar involucrado en un confuso incidente lo colmó. Según Culto de La Tercera, en un video se ve “en claro estado de ebriedad, discutiendo con un transeúnte que lo acusa de haberlo golpeado en la cara, de lanzarle un par de patadas y de intimidarlo con un ‘te voy a matar’”. Sumado a esto, el conflictivo término de El Club de la Comedia terminaron por agotarlo.

Fue así que optó por refugiarse en su familia y comenzar desde cero. Su nueva vida se asienta entre Villarrica y Pucón. Ahí compró una amplia parcela, comenzó a construir y se aisló de todo.

Esta semana volvió a la palestra cuando Sergio Freire subió una imagen con él a su Instagram. Un corto “Siempre es bueno verte amigo, tarde de risas junto al gran JP Flores”, fue suficiente para más de mil comentarios preguntando por él. Desde sus vacaciones en el sur, Freire recuerda el momento. “Fue bacán volver a verlo, porque es el único que se nos escapó. La única forma de saber de él es venir a verlo. No tiene celular, redes sociales, nada que lo una al mundo. Fue una tarde de risas, de pasarlo bien con la familia, es un encuentro más de amistad que profesional. Lo puse al día de las cosas que están pasando en Santiago, lo informó para que cache como está todo”.

Contactada por La Cuarta, Alejandra Riquelme, la compañera de Juan Pablo en este autoexilio, contó que él está súper bien, enfocado en su nueva vida, pero que prefiere no dar entrevistas, ni exponerse. Freire confirma esto y añade que “es como un jubilado joven. Yo siento que la hizo, es bien envidiable la vida, pero más importante es que lo veo súper feliz. Tiene una vida bien familiar, está de constructor, tiene otras cosas también, esa es su onda, es un hombre pro familia”.

¿Tiene ganas de volver al stand up?

Hasta yo le pido que vuelva, soy como amigo y público de él. Es pionero del stand up, para mí un maestro, sigue estando contento, divertido, tal como siempre. Sé que la gente lo recuerda como un tremendo comediante y eso es bonito.

¿Le mostraste lo generado en redes?

Sí, estaba muy agradecido, sabe que existe cariño y él tiene buenos recuerdos.

¿Hay posibilidad hay que vuelva?

Eso sólo él lo sabe. Sí puedo decir que con él siempre trabajaría feliz, es más, estoy escribiendo una película y tengo un papel pensado para él. Sé que al cine no le dirá que no.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo