“Hay una energía ahí también”: Kenita Larraín explicó por qué le hace reiki a la comida

La numeróloga reveló que, tras estudiar la medicina alternativa, se dio cuenta de que todo lo que se comía y bebía se podía limpiar.

María Eugenia “Kenita” Larraín fue la invitada del capítulo más reciente de Pero con respeto, en donde abordó distintos temas de su vida personal. Uno de esos fue el curioso ritual que le hace a su comida.

Julio César Rodríguez le preguntó sobre el reiki que le hace los alimentos y bromeó pidiendo que se lo hiciera  su piscola “para que no me cure de viaje”. Fue entonces que Kenita reveló las razones de por qué y cómo lo hace.

“En algún momento estudié, me preparé para el Reiki en Argentina, y también me di cuenta que las comidas y todo lo que uno tomaba se podía limpiar”, explicó la ex participante de El discípulo del chef.

Destacó que la comida de las abuelitas era tan rica “porque la cocinan con tiempo, con cariño, dedicación, ponía todo talento”.

“La gente piensa en el alimento como algo físico, pero hay una energía ahí también”, continuó, explicando que todo es energía, incluyendo la ropa.

Kenita Larraín y Julio César Rodríguez en Pero con respeto
Kenita Larraín y Julio César Rodríguez en Pero con respeto

En esa misma línea, agregó que “uno puede limpiar simplemente con la palabra hablada, que ya es muy poderosa, pero si tú además tienes algún conocimiento y puedes aplicar símbolos, sí se pueden limpiar las cosas”.

Kenita también ejemplifico que, cuando la gente cocina enojada o come cuando está peleando, la comida les hace mal debido a la carga negativa que tiene.

¿Cómo hacer el reiki?

Más adelante, después de bromear con el presentador, Julio César le volvió a pedir a Kenita que le hiciera un reiki a su piscola.

Así la numeróloga explicó cómo poder hacerlo desde su casa. ”Para hacerlo simple, para hacerlo en la casa, la palabra hablada es muy importante”, destacó.

Por lo que Kenita señaló que con solo poner las manos, entregarle energía y pidiéndole, era suficiente.

“No pedir que no te engorde algo, sino que te nutra y sea algo que se trasmute de la mejor y elevada manera. Gracias porque ya me escuchaste, hecho está”, cerró.

COMPARTIR NOTA