Kathy Salosny quedó a patita por dos años

La animadora de No culpes a la noche, fue formalizada ayer, luego de haber sido sorprendida manejando en estado de ebriedad en octubre del 2018. Le suspendieron su licencia y debe pagar multa.


Una tranquila Katherine Salosny llegó ayer al Octavo Juzgado de Garantía de Santiago junto a su abogado, para recibir la sentencia por haber conducido en estado de ebriedad en octubre del año pasado. En una audiencia de casi 10 minutos se pudo llegar a una salida alternativa, de común acuerdo entre ambas partes, donde a la ex animadora de “Mucho Gusto” se le suspendió su licencia de conducir por dos años, el mínimo para cualquier formalizado en esta causa. Además tendrá que pagar una multa de 4 UTM (188.076 pesos) que serán donadas a la Fundación Gantz, del hospital del niño con fisura. El monto, a petición de la también actriz, lo pagará en tres cuotas por un tema personal.

Al salir de la audiencia, Salosny conversó con la prensa, donde declaró: “estoy conforme con la salida alternativa que es el procedimiento para todos los ciudadanos. Yo estoy desde el día uno asumiendo esta falta y acepto someterme al procedimiento como cualquier ciudadano común. Y después de tres meses de haberlo meditado, aprendí la lección y ojalá sirva para que mucha gente tome consciencia de que a cualquiera le puede pasar”.

– ¿El hecho de ser figura pública te hizo sentir una mayor responsabilidad por esta falta?

Ser famosa te da una responsabilidad mayor, sin dudas, pero insisto en que esto es una lección para cuidarse e intentar no cometer este tipo de delitos.

– ¿Cómo cambió tu vida luego de este incidente? ¿Sentiste un cuestionamiento por parte de los medios?

Yo no sentí ningún cuestionamiento, creo que fui súper honesta y asumí el costo de esta falta, no hay que manejar con trago y punto.

Contexto

El 10 de octubre del 2018 el rostro de TVN acababa de salir del estreno de una obra de teatro de una amiga en Plaza Ñuñoa. Se subió a su vehículo y a los minutos fue sorprendida, a las 21:52 horas, por una fiscalización de Carabineros, donde se le encontraron 1,3 gramos de alcohol en la sangre. Tras el escándalo, la animadora dio sus primeras palabras en su canal: “Salí de la función y fui directamente a mi auto, después salgo del estacionamiento y está Carabineros cerca del lugar”.

Tras el primer control fue detenida y se le tomó la alcoholemia. En ese momento Salosny sintió “como si estuviera en una pesadilla”, relató. Al día siguiente fue dejada en libertad y a la espera de una citación judicial.

Pidió disculpas públicas en el matinal “Muy buenos días” y luego en su late “No culpes a la noche”.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo