La revista Rolling Stone destacó la escena trap y plugg de nuestro país: con Akriila y Nvscvr como protagonistas

Akriila y Nvscvr.
Akriila y Nvscvr.

El medio estadounidense indagó en estas corrientes que con el tiempo han dejado el manto del under para ser una influencia a nivel continental.

No está demás mencionar el amplio auge de música urbana que se desarrolla en nuestro país desde hace unos años, con una paleta de estilos cada vez más amplia, acerca de eso es que la revista Rolling Stone profundizó sobre este fenómeno.

Haciendo hincapié en que estos populares ritmos llegaron como banda sonora del estallido social y la pandemia, desde entonces no se han ido, destacó el periodista Ricardo Villegas para el artículo. Siendo el soundtrack de este descontento político que pasa desde el gobierno de Sebastián Piñera hasta Gabriel Boric.

“Hago trap, pero lo veo como pop”

Bajo esa misma sintonía, Akriila mencionó lo siguiente: “Chile estuvo en una dictadura hace poco más de 30 años, por lo que la política tiene mucho que ver con nuestra música”.

Por otro lado, la voz de “Mona xina”, quien vive un presente espectacular visitando varios festivales de Latinoamérica en este último tiempo, aprovechó para ahondar más en su propuesta, influenciada inicialmente por exponentes como Gianluca o Princesa Alba.

Akriila en Lollapalooza Chile 2024.
Akriila en Lollapalooza Chile 2024.

“Sí, hago trap, pero lo veo como pop, de la misma manera que Charli XCX, Rosalía y Tokischa operan dentro de géneros específicos, pero caen bajo el paraguas del pop”, dijo acerca de su sello.

Asimismo, adelantó algunos detalles a este medio y develó que su próximo trabajo se alejará de la crudeza del trap para experimentar en el drum and bass, baladas acústicas y reggaetón.

“Canto sobre realidades que he vivido”

Otro proyecto que protagonizó la nota fue Nvscvr, el trío compuesto por Poison Kid, Baby J y el productor MLSHBTS, es una de las joyitas de la escena y de los máximos exponentes del plugg latinoamericano.

Un estilo “más sentimental”, en palabras del mismo Poison Kid, complementando esta idea, el editor del medio independiente nacional Sonido Radar, Nicolás Orellana, caracterizó este estilo como “una música interna más suave que ayudó a los artistas y fanáticos más jóvenes a desempacar sus emociones a raíz de eventos traumáticos como el estallido y la pandemia. Se convirtió en música reconfortante en una época en la que todo estaba jodido”.

Para finalizar con una reflexión de pertenencia social que lanzó Baby J, entregando una respuesta de las razones que hacen que la gente se identifique con ellos: “La gente de clase media en Chile siempre ha trabajado y esas son, en última instancia, las historias que contamos”.

“Ese es el objetivo de la música de Nvscvr. Canto sobre realidades que he vivido. No necesito un personaje. He estado arruinado y desempleado, y creo que eso habla de muchos chilenos de clase media que no tienen los recursos para salir adelante”.

Además, se nombraron otros exponentes e hitos, el reggaetón de Polimá Westcoast, Kidd Voodoo y Marcianeke, entre otros; o las colaboraciones de talla mundial con Duki, Bad Bunny y J Balvin que han conseguido nuestros exponentes locales.

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA