El “negrito del confort”: “Aún espero las siete lucas”

Allan Filho, quien se volvió popular en Chile por el comercial del papel higiénico que “le da mais y no le pide mais”, conversó con La Cuarta sobre su presente, la crisis del Covid-19 y hasta la “cámara increíble” de la “Niss”.


Varios terrícolas culpan de su alza en el peso al jingle de la “cámara increíble”, pues dicen que los “pone gorrrrrdos” de sólo escucharlo. Y claro, si el comercial protagonizado por Denise Rosenthal ha tenido más pantalla que Joaquín Lavín en los matinales de TV.

No obstante, hay gente a la que le gusta la melodía e, incluso, la baila. Sí, créalo. Uno de esos motivados es Allan Filho, el recordado “negrito del confort” que brilló en nuestro país en la década de los 80 y 90.

Actualmente, el actor de 63 años reside en Brasil, pero siempre está pegado al WhatsApp para saber de sus amigos chilenos y el acontecer nacional.

Prueba de ello es que aún bromea con la espera de sus “siete lucas” tras la colusión del papel tissue, pues no le cayeron a su CuentaRut. Eso sí, desea que quienes recibieron el depósito, “le hayan dado buen uso”.

Fuera de broma, al carioca le preocupa la situación que se ha vivido en estos lares a causa del bicho. “Son momentos difíciles para todos y es muy triste que los países que amo, como Brasil y Chile, tengan altas cifras de fallecidos”, dijo en conversación con La Cuarta.

– ¿Cómo les ha tocado a ti y a tu familia?

Estamos bien, pero estoy triste, porque han muerto amigos muy queridos a causa de la pandemia. Quedé con un dolor grande en el corazón.

– Acá también ha sido complejo.

Sí, estoy al tanto de todo. En Chile tengo grandes amigos y uno de ellos es Gabriel del Carril (ver arriba), quien me presentó hasta los equipos de fútbol.

– ¿Le gusta alguno?

Universidad Católica. Es el equipo favorito de Gabriel y también el mío.

– ¡Mishh!

Sí, me cae bien Colo Colo. Ese equipo es muy conocido en Brasil y era el favorito de Carolina Fadic, quien me regaló una bufanda con su insignia.

– ¿La dura?

Sí, incluso me recomendó ir a ver obras de teatro para mejorar mi español. La recuerdo siempre.

– Es bien conocido acá…

La verdad es que amo Chile y siempre me trataron bien. Sé que en el último tiempo hubo ciertos problemas con la llegada de gente de color, y eso es triste.

– ¿Le pusieron mala cara alguna vez?

¡Jamás! Al contrario. Siempre me trataron de maravilla y recordaban por ser el negrito de… ¡Noble! Sé que soy uno de los más queridos allá.

– ¡Bacán!

Sí, yo llegué a Santiago en 1978 con susto. Era la época de Pinochet y había muchos policías y militares por las calles, pero nunca tuve problemas por mi color de piel. Recuerdo que para salir del país revisaban tres veces mis documentos. ¡Jajajá! (risa del comercial).

– Oiga, entre nos. ¿De verdad le gustó la “cámara increíble?

Sí, es alegre. Me gusta mucho la música chilena.

– ¿Y a quién más conoce?

A Joe Vasconcellos. Hace un tiempo me regaló uno de sus discos.

– ¿Algún otro chileno que le simpatice, ah?

¡Arturo Vidal! Me gustaría verlo con la camiseta del Flamengo en el Maracaná.

– ¿Tan así?

Sí, una torcida de 32 millones lo espera…

Gabriel del Carril es parte de su “millón de amigos”

Al igual que Roberto Carlos, el querido “negrito del confort” es de los que tienen un “millón de amigos”. Y uno que forma parte de ese grupo es el director de fotografía, Gabriel del Carril.

“Con Allan nos conocimos en el año 88, cuando fue a grabar uno de los comerciales. En ese tiempo yo era asistente de cámara, y como hablo portugués, congeniamos muy bien”, recordó.

Su amistad ya cumplió 32 años y se mantiene inquebrantable a pesar de los 3.706 kilómetros de distancia que hay entre Santiago y Río de Janeiro, donde reside el actor.

“Cada cierto tiempo nos saludamos y ponemos al día. Él es una muy linda persona, con gran simpatía y bondad”, sentenció sobre su amigo.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo