Daniel Fuenzalida F.

Daniel Fuenzalida F.

Animador

Espectáculos

Nostalgia y recuerdos ad portas de la venta del edificio de TVN

En el paquete a la venta figuran lugares emblemáticos y llenos de nostalgia. Es el caso del Estudio 7 bautizado como Felipe Camiroaga.


Han pasado varios días ya desde que se supo que el edificio corporativo de TVN está a la venta y aún me cuesta asumir los años de historia de la televisión pública chilena que se esfumarán en el momento que se selle la transacción y quede al servicio del mejor postor.

Es que para mí TVN es el “canal de todos”, es parte del patrimonio cultural de este país. Si bien entiendo que las finanzas hace rato no cuadran, la venta del inmueble marcará el fin de una etapa nostálgica donde el Estado (más allá de los gobiernos de turno) tenía la facultad de conectar a los chilenos en toda su diversidad.

Es verdad, la venta del edificio no significa el fin del proyecto, pero una parte del ADN de la televisión pública quedará ahí. Imposible dejar de pensar en las cientos –quizás miles- de horas de TV que se hicieron en sus estudios.

Desde 1970, el canal ocupaba el edificio de Bellavista 0990. En esos 50 años no son pocos los programas que quedaron en el inconsciente colectivo: “Dingolondango”, “Amigos siempre amigos”, “La gran canción”, “En vivo”, “Kukulina Show”, “Vamos a ver”, “El show de Gloria Benavides” y “Sabor Latino”, entre muchos otros.

Esto sin dejar de mencionar la producción de TV Chile, la señal internacional del canal que también se realiza en sus estudios y que de concretarse la venta tendrá que buscar nuevos lugares de transmisión.

El valor es de 70.300 millones de pesos de una ubicación estratégica de la comuna de Providencia. En el paquete a la venta figuran lugares emblemáticos y llenos de nostalgia. Es el caso del Estudio 7 bautizado como Felipe Camiroaga. En la antesala figura una placa que recuerda el nombre del animador y el de las víctimas que viajaban junto a él en el fatídico vuelo a Juan Fernández.

El cambio de casa a una más chica, la medida que seguramemte aprobará el Directorio para paliar la crisis, destapa  la historia y hace recordar el éxito que alguna vez tuvieron las teleseries, el bombástico impacto de Rojo y las alegres tardes dominicales con el “Jappening con Ja”. La raya para la suma de TVN tiene innegables aciertos, cuya base está en los cimientos de ese elefante de concreto que hoy lleva un impregnado un letrero rojo que dice ¡SE VENDE!

Top de La Cuarta

Seguir leyendo