Pato Arévalo

Salud de Pato Arévalo: “Es un milagro, las opciones eran quedar vegetal o morir”

Autor: La Cuarta

Patricio Arévalo, el “zapatero de los famosos”, muestra las primeras señales de mejoría frente al Síndrome de Guillain-Barré, que lo afectó hace poco más de un mes. “Ahora siente dolor y ardor”, contó su hija Claudia. Eso sí, aún está conectado a un ventilador.

Hace un mes se encendieron las alarmas por la salud de Pato Arévalo, el “zapatero de los famosos”, a quien se le diagnosticó el Síndrome de Guillain-Barré, que lo mantiene todavía internado en el Hospital de La Florida.

Es que la enfermedad es cosa seria, pues el sistema inmunológico ataca a parte del sistema nervioso y, en el caso del profesional, afectó su respiración, por lo que tuvo que ser conectado a un ventilador mecánico.

Incluso, Arévalo fue sometido a dos tratamientos de hemoglobina que no dieron resultado, por lo que, según explicó su hija Claudia Gómez, ahora la solución es una neuroterapia, que ya está dando sus primeros resultados.

“Mediante terapias kinesiológicas buscan reactivar la conexión entre el nervio y el músculo, y que se vaya milienizando la vaina del nervio. Cuando empiezan a hacer conexión, son los sensores del dolor los que aparecen primero, y él ya está sintiendo dolor y ardor. Siente que le arden los codos, muñecas, manos, pies y hombros”, contó.

Eso sí, Claudia también aclaró que el progreso de su padre va por parte, ya que este tratamiento “deja muchas secuelas que se demoran en restaurar, no son secuelas totales, a mi papá ya le están funcionando normal los riñones. El nervio de la tensión igual está dañado, entonces tiene que estar con máquinas para regularle la presión arterial”.

– ¿Y el ventilador?

Está con respirador todavía, pero creo que pronto ya se lo van a sacar, porque el tronco lo está estabilizando.

– ¿Y has podido hablar con él?

Ahora ya conversa, le enseñaron a hablar con la tráquea, (le hicieron una traqueotomía). Antes él modulaba, porque nunca ha perdido el conocimiento, siempre ha tenido su cabeza buena, el síndrome no le paralizó ningún músculo de la cara, sólo del cuello hacia abajo.

– ¿Está muy conversador?

De allá nos llaman todos los días en la mañana para que converse con nosotros como una hora, porque eso le va activando los músculos de la respiración, para que pueda respirar solo y poder sacarle la máquina. Aún le falta fuerza al diafragma, igual ha tenido avances mi viejito.

– ¿Pinta mejor el panorama?

Los médicos dicen que es un milagro, mejoró de un día para otro, el pronóstico de ellos era cerrado, mi papá o quedaba vegetal o se moría, eran las únicas opciones que le daban. Él se ha dado ánimo y mucha fuerza.

– ¿Es muy inestable?

Sí, me dice que es difícil, que ha tenido mucho dolor, que hay noches buenas y noches malas, son más las malas que las buenas, pero está contento, porque siente que está avanzando.

– ¿Ha tenido recaídas?

Estuvo mal la semana pasada, y después el sábado amaneció bien. Estaba dejando el ventilador y el viernes lo volvió a requerir. Tiene momentos. Es una enfermedad muy inestable. No puede alimentarse todavía, está con sonda.

– ¿Qué viene ahora?

Está esperando por una cirugía, pero tiene una bacteria y estuvo con fiebre, así que pasando eso se va a poder operar para recuperar sus músculos.

– ¿Cuándo podrán llevárselo a la casa?

La fecha de alta tiene mínimo para un mes más, de ahí en adelante hay que ver, porque lo tienen que entregar estabilizado.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo