“Poco menos para despedirse…”: Mauricio Flores recordó crudo momento tras el diagnóstico de cáncer de su esposa

Mauricio Flores habló de lo humano y lo divino en el De tú a tú.
Mauricio Flores habló de lo humano y lo divino en el De tú a tú.

Comediante contó detalles de la delicada enfermedad que enfrentó Ximena Toledo.

Mauricio Flores fue el invitado estelar al capítulo de este domingo del De tú a tú, programa de conversación de Canal 13 conducido por Martín Cárcamo.

Y en esa instancia, el comediante abordó diversos temas sobre su carrera profesional, y otros más relacionados con su vida personal.

Por ejemplo, recordó uno de los momentos más complejos de su vida, cuando en 2018 a su esposa Ximena Toledo la diagnosticaron con cáncer de mama grado 2.

Según comentaron en el estelar, en un principio la mujer se rehusó a hacerse quimioterapia, inspirada en el ejemplo de René O’Ryan.

“Él dejó de hacerse las quimio y se hizo terapias naturales, y lo veía en los eventos súper bien, así que decía ‘Si él no se hizo quimio y es deportista, yo no me voy a hacer quimio’”, relató. Sin embargo, luego del fallecimiento del “Instructor” de Pelotón, finalmente, decidió someterse al tratamiento.

Esposa de Mauricio Flores fue diagnosticada con cáncer de mama en el año 2018.
Esposa de Mauricio Flores fue diagnosticada con cáncer de mama en el año 2018.

Por otro lado, recordó que en ese momento el doctor le aseguró que el 80% de las parejas se separa tras el diagnóstico, porque las mujeres cambian mucho con la enfermedad y los hombres terminan dejándolas. Sin embargo, ella y Mauricio siguieron juntos el año y medio que duró el tratamiento.

En ese minuto, Mauricio metió la cuchara y recordó un crudo episodio que enfrentaron en medio del tratamiento. “El día que ella iba a entrar a la operación, quería que yo le grabara un video aquí en la casa, poco menos para despedirse. Yo le decía ‘No, tienes que pensar positivo’”, sostuvo.

La ayuda de Mauricio Flores

Por último, Ximena contó que el humor del ex Morandé con Compañía fue lo que más la ayudó en su recuperación.

“De 10 veces que yo debería haber llorado, lloré dos. Me reía mucho con él. Mi hermana se quedó a vivir conmigo para cuidarme, y ellos son iguales, parecen hermanos, tienen un humor tan negro. ‘Moribunda, baja a tomar once’, me decían”, recordó la mujer.

Leer más en La Cuarta:

COMPARTIR NOTA