Raquel Argandoña

“Raquel entendió que el juego comunicacional pasa por estar bien informada”

Autor: Carolina Ruiz

Hernán Calderón aplaude el nuevo rol justiciero y ciudadano de su ex y se adjudica el cambio. “Eso es gracias a la buena asesoría que tuvo durante 20 años conmigo”, se tiró las partes.

Así como su amiga Paty Maldonado y un buen número de opinólogos se fueron al fondo del cooler, apenas la pauta televisiva se volcó (hace un mes) a cubrir las manifestaciones y temas sociales urgentes del país, Raquel Argandoña, una verdadera institución humana en el área de la entretención, era candidata segura a salir de pantalla. Sin embargo, la estampida obligada de sus colegas le pasó por el lado.

Mantuvo sus apariciones en el “Bienvenidos”, de Canal 13, y además tomó un papel justiciero, dejando en la prehistoria el relato de sus aventuras amorosas.

Entre otras joyas, la nueva Raquel emplazó al Gobierno a dar menos reportes y más soluciones. Le alegó a Joaquín Lavín (panelista del matinal) las ausencias de su hijo Joaquín (diputado) al Congreso. A la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, instó a que “no solo esté para la foto”.

El senador Manuel José Ossandón fue acorralado por la animadora al intentar hacerse el leso con el monto de su sueldo parlamentario. También le quitó el piso a la diputada Camila Flores por defender a su compañera de cámara Aracely Leuquén, captada ebria y peleando en un bar.

“Si un trabajador normal en su horario de trabajo sale a almorzar y bebe alcohol es despedido. La ciudadanía está molesta porque ustedes tienen privilegios, si su amiga está pasando por un problema lo lógico es que pida una licencia”, le dijo.

Raquel, la inquisidora social

Este giro ciudadano le ha merecido buenas críticas externas e internas, ya que evidencia que la ex Miss Chile no sólo tiene labia para hablar de moda y copuchas. Incluso, en este renacer se la jugó para que Félix, un artesano que recibe 107 lucas de jubilación, pudiera dar a conocer sus creaciones para sumar plata extra y moviendo sus contactos, le envió un doctor -pagado por ella- al esposo de una televidente, aquejado de cáncer.

¿De dónde salió esta Raca 2.0? Hernán Calderón, ex pareja y padre de los dos hijos de Argandoña, se atribuye el logro. “Es gracias a la buena asesoría que tuvo por 20 años con Hernán Calderón”, afirma el abogado sin titubear.

¿En qué consistió esa asesoría tan larga?
Raquel tiene un antes de Hernán Calderón y un después de mí en el tema de sus discursos y exposición pública. En más de una entrevista lo dijo públicamente, así que no creo que le duela tanto que lo diga hoy, jajajá, pero es así. No la he visto recientemente, pero sé lo que ha pasado con ella, que ha tenido un cambio en la actitud, de moderación y de un comentario más informado. Hay que acordarse como era Raquel antes en televisión, cuando se agarró con Mario Kreutzberger, con la Vivi, con Vivado, una lista muy amplia. Con el tiempo entendió que el juego comunicacional no pasa por la confrontación descontrolada.

Ha encarado a políticos, sobre todo de derecha, sector al que siempre se le vincula.
Sí, leí que peleó con Ossandón e increpó a Joaquín Lavín. Raquel sabe que todo pasa por una situación de estar muy bien informada, de enfrentar los temas con más información, no con pasión. Esa es una herencia que ella aprendió y me alegro. Por algo fue alcaldesa y cuando nos separamos desapareció del mundo político.

Seguir leyendo