Confesiones, lágrimas y un guitarreo: Arjona derritió a sus fans en emocionante conversa por Zoom

Autor: La Cuarta

A pocos días de su concierto "Hecho a la Antigua" del 10 de abril, el popular cantante compartió una íntima videollamada con seguidores de distintos lugares del planeta. Por supuesto, no podía faltar una chilena en el grupo.


Previo al concierto «Hecho a la antigua», en el que cantautor Ricardo Arjona se presentará vía streaming en un escenario instalado en unas ruinas de su tierra natal de Guatemala, el propio músico participó en una reunión por Zoom con un grupo acotado de fans, quienes casi se desmayaron ante el impacto de verlo a él en la pantalla.

Eran un grupo de once fanáticos (nueve mujeres y dos hombres) provenientes de variadas lugares del mundo como Australia, República Checa, Mali, Finlandia, Corea y Dinamarca. Todas estas personas asistirán virtualmente al concierto del guatemalteco el próximo 10 de abril. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diario La Cuarta (@lacuartacom)

Mientras esperaban, de repente apareció el rostro de Arjona, con unos anteojos, una gorra y un cuadro de la Virgen María de fondo en su pared. «¿Me escuchan?», preguntó. Y ahí todos los presentes no pudieron disimular su emoción: algunos gritaron, una mujer se abanicó y otros asistentes se llevaron las manos a la cabeza o se taparon la boca.

Incluso cayeron algunas lágrimas.

Uno a uno

En sus manos, el músico tenía una lista con los nombres de las distintas personas que estaban frente a él. Una de ellas era francesa, quien también era la más conmocionada de todos ahí.

—¿Quién te contagio de la música mía? ¿Cómo llegaste? —le preguntó Arjona.

Ella, en un rudimentario español, le explicó que su padre era boliviano y que él le mostró las canciones del guatemalteco. La mujer no podía parar de sonreír.

Otra asistente estaba en Mali, África, y tenía un disco del autor de «Historia de taxi», el cual se trajo el 2011 desde su país natal, Cuba.

—No sabes lo emocionado que estoy —le expresó el artista, mientras ella le enviaba besos por la pantalla.

Luego, fue el turno de una danesa que estuvo estudiando idiomas en Guatemala. Y le comentó que, con un diccionario, ha estado descifrando la letra de la canción «Si el norte fuera el sur».

Nunca falta el chileno

Después le tocó a Tamara, quien (¡como no!) era una chilena residente en Finlandia desde hace cuatro años. «Mira qué ojos lindos tenés», la piropeó el músico.

Otra de las asistentes estaba en Australia, conectada a la reunión a las seis de la mañana de país oceánico. Luego, con una guitarra, el cantante hizo una improvisada interpretación de su hit «Señora de las cuatro décadas».

Y vino el turno de Diego desde República Checa. Y después el del venezolano Anthony, quien le dijo al músico desde un esquina de la pantalla:

—Ricardo, acá estoy hermano.

—Me contaron que vos le mandabas canciones a tu novia, con la autoría tuya, pero eran canciones mías —le respondió el guatemalteco.

—Sí, Ricardo, debo confesarlo.

Luego, el fan le contó que esa mujer había sido su profesora en la universidad. El en ese entonces pretendiente le decía a ella frases que aparecían en los temas del guatemalteco, hasta que finalmente ella le aceptó tomarse un café. «Estaba completamente enamorada, pero de ti, no de mí», le contó.

Actualmente, ambos llevan catorce años casados.

—Una mentira que te haga feliz vale más una verdad que te cause problemas —aconsejó entre risas Arjona parafraseando su tema «Mentiroso», de su disco Sin daños a terceros. Y así concluyó la historia.

Acá puedes ver la conversación completa

Seguir leyendo