¿Qué es de la Zapallito Italiano? Así son los días de la exchica Techno

Autor: La Cuarta

Se adjudicó el recordado concurso de "Extra Jóvenes", pasó por "Morandé con Compañía" y "La Granja VIP". Llegó a pesar 130 kilos, y bailó en TV estando embarazada. Hoy, sin embargo, su vida está completamente alejada de la pantalla chica.


El año pasado en plena pandemia, Ana María Muñoz, por algunos segundos, lo que dura un video de TikTok, volvió a ser La Zapallito Italiano, el icónico personaje de la cultura popular criolla merced de su participación sobre el final de los noventas como «Chica Techno» en el extinto «Extra Jóvenes».

La nostalgia, como tantas otras veces, fue el motor de este «comeback»: un viral junto al Sensual Spiderman, que le generó cientos de mensajes y mucho cariño. Lo relató en su momento al diario pop: «Estoy sorprendida con estas boludeces (…); me han mandado mucha vibra positiva».

La Zapallito, en una reciente entrevista con Pousta, relató cómo fue ese punto de partida en la pantalla chica: tras llegar a un casting, repleto de niñas delgadas, se calzó un hot pant negro, una camisa con botones, unas botas largas y bailó frente a las cámaras.

«Me empecé a abrir paso entre todas las yeguas regias, me puse al medio, levanté una pierna, me abrí de patas y me quedé», contó. En ese tiempo, ella pesaba alrededor de 130 kilos y estaba embarazada, pero nada le importó. Era, de cierta manera, su sueño convertirse, por algún tiempo, en una estrella de tv.

Dijo también en la conversación: «Yo saqué del clóset a los cuerpos gordos que Chile no quería mirar. Les mostré que podíamos ser felices, sensuales y sin rollos».

En definitiva, La Zapallito Italiano, apodo que le puso Leo Caprile cariñosamente, se quedó con el concurso y se ganó un millón de pesos, dinero con el que amononó su hogar. Después se cambió de estación, para ser una de las chicas de «Morandé con Compañía» y en 2005 participó en el reality show «La Granja VIP».

Debió convivir siempre con las críticas por su peso. Por esos años, en CQC la trataron de «la ballena que baila». Reconoció que le hizo mal, que lloró mucho, pero que un mensaje de Paty Maldonado la levantó:

«No mi niña, que hablen bien o mal de ti, pero que hables estos hueones. Pásatelos por la raja. Usted es una niña linda», le dijo La Maldito.

Probablemente una de las últimas apariciones de La Zapallito en televisión, fue en «Vértigo», donde se atrevió a contar su historia. Explicó, por ejemplo, que se había separado de su pareja, porque había violencia intrafamiliar: «Me levantó la mano y yo me defendí. Nos sacamos la chucha».

La vida después de la TV

Para recuperar a sus hijos, que se habían ido con su padre, La Zapallito empezó de cero. Lejos de la tv, sin ahorros, arrendando una casa en El Bosque. Le dolía estar lejos de la pantalla, abandonar su ilusión, pero entendía que no era el momento.

Después, bajó de peso. Ella lo relató así a Pousta:

«Tuve que bajar de peso por problemas de salud asociados a la obesidad, pero no estaba ni ahí. De hecho, cuando bajé de peso, es cuando me quedé sin pega. Mi trabajo era ser gorda. Yo le mostré al país que los cuerpos gordos podíamos ser sensuales. Que podíamos ser felices».

En 2017, a Ana María le detectaron un cáncer cervical uterino. La pasó mal, se le vino el mundo encima, pero no le dijo a nadie, lo mantuvo en privado y lo superó junto a su actual marido. Hoy, dice estar completamente sana.

Hoy, además, con 70 kilos menos de cómo la vimos por primera vez en las pantallas de Chilevisión, sigue dedicándose a su pasión: da clases de baile entretenido en eventos de empresas y municipalidades.

Finalmente, dejó una reflexión:

«Las gordas nunca vamos a pertenecer a la televisión, pero lo que ellos no veían venir es que ahora hay otros canales: Instagram, YouTube, todas las redes sociales. Y ahí estamos. Ahí hay gente real».

Seguir leyendo