Mary Rose McGill le tiró las orejas al jet set

Autor: Andro Vukovic

Para la socialité la gala viñamarina estuvo a la altura de los Oscar, pero crítica a los famosos que no se quedan a la cena. “Me parece fatal”.


Mary Rose McGill es un emblema del buen gusto y fineza nacional. Una de las que no puede faltar a la hora de repartir las invitaciones VIP de la gala festivalera. “Yo la encontré la mejor, he tenido la suerte y el honor de que me han invitado siempre. Tengo una gran amistad y admiro a la alcaldesa Virginia Reginato. No importa el canal que transmita, me invitan siempre”.

Tras una operación a fines del año pasado, habían dudas sobre su presencia en la red carpet, pero McGill nos confesó que jamás pensó en faltar a la cita. “Estaba un poco preocupada de que pudiera tener algún problema en 100 metros de caminata y no en las mejores condiciones. Pero me resultó todo muy bien”.

– ¿Pensó en no asistir?

– Jamás pensé en no ir, antes estaba muy dedicada a la farándula. Hoy ha cambiado y tanto las mujeres como los hombres van sumamente bien vestidos y en la vestimenta hay que darle la importancia al acto. Ésta estuvo de las misma forma que los premios Oscar, los Goya o la Berlinale.

– ¿Le gustó el look del Rafa y Carola de Moras?

– Los animadores estuvieron muy bien, soy muy admiradora de los dos. Todo resultó estupendo.

– ¿Qué mujer le gustó?

– A la Tonka no hay nada que hacerle, además es un amor, un encanto y muy querida por la gente. Ella es ella, como una la ve y tiene esa facha, ¡que Dios me libre! Otra que encontré muy bonita y el vestido le quedaba fantástico fue Kika Silva. Para mí fue la mejor de las mujeres, ¡Aleluya!

– Entre Tonka y Carola de Moras, ¿cuál elige?

– No me gustan las competencias. Las dos se veían salvajes, estas dos niñas llamarían la atención en cualquier evento internacional.

– La Carola se veía estupenda, pero salen tan tarde los animadores.

– Esa es la pena, lo que sucede es lamentablemente, ese es el momento en que la gente se está empezando a quedar un poquito dormida. La verdad, me gustaría que pasaran al principio, cuando la gente está más ávida.

– ¿Qué le pareció Kel Calderón y sus botas Balenciaga?

– A la Kel la conozco personalmente y es una chiquilla muy inteligente, muy dedicada a su trabajo. Se quiso dar un gusto. En lo personal, cada uno tiene su estilo, yo hubiera preferido ese vestido con una linda sandalia o taco bien alto, que se habría visto igual de bonita. Pero si quería ponerse eso, ¿por qué no?

– El diseñador Nicanor Bravo pasó con su perro McQueen, ¿qué le parece que lleven cachupines a la red carpet?

– Me tocaste mi punto débil, yo adoro a los perros. Lo encontré genial, si me hubiera llamado habría ido con mi Sofía. Me encantó, fue buena onda, simpático y harto bonito que es su perro, elegante hasta decir basta. El perro iba más elegante que todos.

– Algo que arreglar o corregir del evento top?

– Lo único sería hacerlo un poco más corto, no sé cómo (…) A mí me molestó por los organizadores que había tanto asiento vacío en la comida que fue exquisita. Fue simple, sencillo, elegante, muy bien servido, muy caro.

-¿O sea que hay famosos que pasan porla alfombra y se van?

– Me parece fatal.

EL MÁS ELEGANTE

Para la distinguida socialité, el mejor de la noche fue McQueen, el perro del diseñador Nicanor Bravo.

“Yo adoro a los perros. Lo encontré genial,si me hubiera llamado habría ido con mi Sofía”, dijo Mary Rose.

Top de La Cuarta

Seguir leyendo