De terror: investigan a monjas de un orfanato por torturar y asesinar niños

Autor: LaCuarta.com

Los residentes que consiguieron sobrevivir al orfanato de Vermont recordaron historias escalofriantes de abuso y afirman que varios niños fueron asesinados allí. La iglesia intentó tapar los crímenes.


Parece el guión perfecto de una película de horror.

Tal es el caso de las «Hermanas de la Providencia», denunciadas por haber abusado y asesinado a varios niños que tenían a su cargo en el orfanato católico Saint Joseph, en la ciudad de Vermont (Estados Unidos).

Fue el medio BuzzFeed News quien publicó un informe completo de los abusos ocurridos allí. En el documento que inspiró el reportaje, salen a la luz una macabra serie de incidentes ocurridos en el lugar, durante la década de 1930 hasta los 70. 

La policía de Vermont ya inició una investigación, pues muchas de las religiosas implicadas siguen con vida.En una conferencia de prensa en Burlington, el alcalde Miro Weinberger anunció la creación de un grupo de trabajo  para investigar el orfanato de Saint Joseph, que cerró en 1974-

«Si es posible hacer cargos de asesinato en este momento lo haremos, ya sea que los perpetradores estén vivos o muertos», sentenció Weinbergr.

Una crónica de horror y tortura

«Vimos a monjas matando niños». Así reza una de las declaraciones de la investigación. Los delitos se estuvieron cometiendo durante décadas sin que nadie reparara en ello y ocultadas por miembros de la iglesia católica.

Fue gracias al testimonio de una de las niñas que estuvo internada que pudo destaparse un nuevo escándalo a manos de esta institución.

Se trata Sally Dale, residente desde los 2 hasta los 23 años, cuyo testimonio ha sido crucial para la investigación elaborada por BuzzFeed News.

Entre las muchas experiencias en el Saint Joseph que ha podido describir la joven, uno de los más llamativos fue el día en el que vio cómo una de las monjas instructoras empujaba a un niño a través de la ventana.

Según la joven, otra monja le ordenó que recogiera una pelota de una hoguera y, tras hacerlo, prendió fuego a sus pantalones. Semanas más tarde,  le retiraron los trozos de piel ennegrecida de sus brazos y sus piernas con pinzas. «Es porque eres una niña realmente mala», respondieron ante sus gritos de dolor.

Más testimonios, tanto de sobrevivientes como testigos y lugareños del lugar, se unieron al de Sally. Decenas de ellos.

Así se descubrió que muchos niños fueron forzados a comer su propio vómito. Estaban colgados al revés de las ventanas, sobre los pozos o en los conductos de la lavandería. Fueron encerrados en armarios y áticos, a veces durante días. Les decían que sus parientes no los querían. Fueron abusados ​​sexualmente y también mutilados.

«Incluso hoy en día las historias de los orfanatos rara vez se cuentan y apenas se escuchan», afirma la autora del reportaje, la periodista Christine Kenneally.

Muertes «accidentales»

A las torturas se suman las muertes de algunos de los otros niños del centro. Según Dale, una de las más extrañas fue la de Marvin Willette, que se ahogó de forma sospechosa en un lago.

Pero el de la joven no es el único testimonio en el que se apoya esta horrible investigación. Según la periodista, hubo un hombre que declaró ante su abogado que una de las hermanas del St. Joseph «lo acarició con fuerza» y luego «le cortó con algo afilado».

«Él no sabía lo que era; solo recordaba que había sangre por todos lados», reza el documento. Fue Joseph Barquin, quien también confesó los vivido en el centro décadas después de su paso por allí, cuando su mujer le preguntó por las cicatrices de sus genitales.

Los sobrevivientes del orfanato formaron un grupo de apoyo en la década de 1990, lo que llevó a muchos a presentar demandas. Una camiseta hecha por uno de los miembros del grupo se ve arriba.

Su testimonio reveló otros casos de abuso a niños y niñas a quienes habían «empujado por las escaleras», «habían golpeado una y otra vez» y otro caso de un menor que sufrió un repentino «ataque de shock».

Top de La Cuarta

Seguir leyendo