DeepNude

Polémica aplicación para desnudar mujeres desata conflictos morales en su creador

Especialistas argumentan que es "responsabilidad del público" evitar este tipo de programas.


DeepNude, la polémica app para desnudar mujeres, generó una oleada de reacciones y controversia en las últimas semanas. No era para menos: con unos sencillos pasos, esta te permitía desvestir a una mujer a partir de una fotografía de ella.

En pocos segundos, la aplicación eliminaba la ropa, insertando partes íntimas con bastante realismo y calidad. Sin embargo, la controversia se generó luego de que los usuarios descubrieran que solo funcionaba con mujeres.

Las críticas, por supuesto, no se hicieron esperar. Varias usuarias comenzaron a temer que DeepNude pudiera utilizarse como un malicioso método de chantaje y transgresión moral. Sobre todo teniendo en cuenta lo crédula que puede ser alguna gente en internet.

«Es absolutamente aterrador», fueron las palabras de Katelyn Bowden, fundadora y directora ejecutiva de la organización contra la pornovenganza Badass, quien agregó que «cualquiera puede ser víctima. Esta tecnología no debería estar disponible para el público», señaló.

Mientras que la profesora de derecho en la Universidad de Maryland (EE.UU.) Danielle Citron, definió a DeepNude como una «invasión a la privacidad sexual» aunque las fotos no sean reales.

Cierre de la app y palabras del programador

Debido a la oleada de cuestionamientos, muchos especialistas generaron preocupación al afirmar que difícilmente esa app podría llegar a tener dificultades porque «no es la desnudez de la víctima» y que es «responsabilidad del público» evitar este tipo de programas.

Sin embargo, fue su propio creador, identificado como Alberto, quien decidió dar de baja DeepNude y dejar de venderla. El sitio web se encuentra caído y a través de su Twitter dio la siguiente explicación:

“A pesar de las medidas de seguridad que adoptamos (marcas de agua), si 500 mil personas la usan, la probabilidad de que gente la use mal es demasiado alta. No queremos hacer dinero de esta forma. De seguro algunas copias de DeepNude serán compartidas en la red, pero no queremos ser los que las vendan», explicó.

Y advirtió los actuales poseedores que tienen prohibido compartir el programa ya que los términos de uso de la aplicación lo prohíben.

En un principio su creador le quitó el perfil a la polémica argumentando que «lo que puedes hacer con DeepNude lo puedes realizar muy bien con Photoshop».

DeepNude funcionaba gracias a la inteligencia artificial y llevaba marcas de agua para dejar en claro que se trataban de fotos «fake». Lo cierto es que es muy probable que varios programadores empiecen a colgarse de esta idea en el futuro.

 

Top de La Cuarta

Seguir leyendo