Le negaron la insulina para sanarla rezando: “Los Santos”, la secta religiosa acusada tras muerte de niña con diabetes

La pequeña Elizabeth junto a su hermana, Jayde Struhs, quien acusó en 2022 que la secta que integraban sus padres creía que podían curar enfermedades con sus rezos.
La pequeña Elizabeth junto a su hermana, Jayde Struhs, quien acusó en 2022 que la secta que integraban sus padres creía que podían curar enfermedades con sus rezos.

Los padres y el hermano de la menor se encuentran entre los acusados, aunque el conflicto familiar incluye acusaciones cruzadas. El líder de la secta aseguraba que “Dios prevalecería” y lograrían sanar a la menor.

Los miembros de una secta religiosa australiana están siendo sometidos a un juicio tras ser acusados de homicidio involuntario. El cargo fue presentado en su contra tras la muerte de una niña de ocho años que padecía de diabetes y a la que no le quisieron prestar atención médica.

En total los acusados son los 14 miembros de una secta llamada The Saints (Los Santos) y la muerte de la menor ocurrió durante el año 2022 en la ciudad montañosa de Toowoomba, en el noreste de Australia, a 125 kilómetros de Brisbane, capital del estado de Queensland.

A grandes rasgos, los acusados están siendo procesados por el Tribunal Supremo de Queenslad, afrontando una acusación que tiene una pena máxima de cadena perpetua.

De acuerdo a los antecedentes, Elizabeth Struhs padecía de diabetes de tipo 1 y falleció el el 7 de enero de 2022 luego de que los miembros de The Saints, liderados por Brendan Luke Stevens, se negasen a administrarle insulina. Entre los acusados se encuentran los padres de la niña, Jason y Kerrie Struhs, y su hermano mayor, Zachary.

La acusación agrega que, en vez de administrarle el medicamento necesario para su sobrevivencia, los 14 miembros del grupo religioso decidieron rezar, creyendo que su oración curaría a la menor.

Los documentos judiciales, según constan en el Daily Mail, apuntan a que los acusados se enviaban mensajes de texto sobre la situación de la pequeña Elizabeth desde el año 2019, momento en el que la menor fue diagnosticada con su enfermedad.

“Dios va a prevalecer”: La secta creía que podían sanar a la niña con sus rezos

En la causa que se lleva actualmente en el tribunal, los principales cargos apuntan contra los padres y el líder de la secta, a raíz de su negativa de administrar el medicamento y prestar la atención médica.

Como parte de la discusión judicial también se ha indicado que la madre de la niña pasó cinco meses en la cárcel durante el año 2021, pues ya había sido encontrada culpable de no administrar los medicamentos para que Elizabeth siguiese con vida.

Más aún, en todo el proceso legal, también están enfrentados Jason y Kerrie Struhs, ya que el padre de la menor entregó evidencia contra su esposa.

En un mensaje de texto, Kerrie Struhs advirtió al líder de la secta que su marido había estado apunto de llevar a su hija al hospital.

“Dios lo tiene todo en la mano, y ella (Elizabeth) está sanada. Dios va a prevalecer, no Jason”, le escribió de vuelta Brendan Stevens.

Según los antecedentes, Kerrie habría formado parte de la secta de Brendan por 17 años y la fiscal del caso aseguró que el padre no compartía sus creencias. Aún así, cuando su esposa fue arrestada en 2021, Jason se habría acercado al grupo religioso debido a los problemas que tenía con el cuidado de sus hijos y las discusiones que tenía con su hijo mayor, Zachary. Este último también enfrenta cargos por homicidio imprudente por haber aconsejado y facilitado las acciones que terminaron con la muerte de la niña.

Entre los restantes acusados se encuentran la esposa de Brendan y sus seis hijos.

Los padres de la pequeña Elizabeth.
Los padres de la pequeña Elizabeth.

Finalmente, cabe destacar que Jayde Struhs de 23 años, hermana mayor de la víctima, escapó de su hogar en 2015 y ya en 2022 ya afirmaba que The Saints no tenía ninguna relación con la Iglesia.

Jayde también inició una campaña para recaudar fondos, ya que mientras sus padres se encuentran presos, debe velar por sus otros cinco hermanos menores, que tienen entre tres y 16 años. “Cuando se decida la tutela a tiempo completo, voy a dedicar todo el dinero recaudado para proveer el cuidado de los cinco miembros menores de mi familia para asegurar que se mantengan en una casa segura y amorosa”, recalcó la mujer.

En la propia campaña, la hermana de Elizabeth explicó el contexto de su familia y las razones de su alejamiento. “A la edad de 16 años tomé la decisión de huir de casa y dejar atrás a mi familia debido a las creencias controladoras e impulsadas por el miedo de la secta de la que forman parte mis padres. Llevan la religión al extremo, separándonos del mundo real y de la familia extendida que no les creía. Cuando experimenté la escuela secundaria, no solo comencé a cuestionar sus enseñanzas, sino que también tomé conciencia de mi sexualidad y supe que mis padres nunca me aceptarían”, recalcó.

COMPARTIR NOTA