Pareja es detenida por horribles torturas a 10 hijos

En Estados Unidos acusan a Ina Rogers y Jonathan Allen de quemarlos con agua hirviendo, cortarlos con cuchillos y dispararles perdigones.


Espanto e impotencia. Eso sienten los habitantes de Fairfield, al noreste de San Francisco, Estados Unidos, donde una pareja fue detenida tras ser acusada de someter a horribles torturas y maltratos a sus 10 hijos.

Ina Rogers, de 31 años, compareció en la corte y se le fijó una fianza de 495.000 dólares (312.382.117 pesos chilenos), además de presentársele nueve cargos debido a los maltratos que propinó a sus hijos, con edades comprendidas entre los cuatro meses y 12 años.

El caso salió a la luz cuando las autoridades respondieron a una llamada por la desaparición del hijo mayor. Esto dio pie el lunes a la detención por negligencia de la mujer, que fue liberada tras pagar una fianza de 10.000 dólares (6.310.749 pesos), así como de su esposo y padre de los hijos, Jonathan Allen, de 29 años.

Heridas

De acuerdo a la Fiscalía, los agentes encontraron en la vivienda familiar a los pequeños con heridas y cicatrices producidas por armas punzantes, así como quemaduras y hematomas a causa de disparos con pistolas de perdigones.

La Fiscalía asegura que los niños, hallados en la sala de la casa regada de “inmundicia” y heces, fueron sometidos a la tortura, ahogamiento simulado, entre otros castigos.

Sharon Henry, vicefiscal del Condado, dijo incluso que los menores fueron torturados “con fines sádicos”.

El padre se declaró no culpable de al menos siete cargos graves de tortura en contra de niños y nueve cargos de abuso infantil y poner en riesgo la vida de los menores.

“No soy 100% perfecto, no soy perfecto, nadie es perfecto. Pero no soy un animal, no soy un torturador ni un monstruo, simplemente no lo soy”, dijo sin mostrar expresión.

Condiciones horripilantes

Allen fue acusado de violencia doméstica en 2011, según documentos de corte del condado de Solano que muestran que se le imputaron cargos por herida corporal, ataque con un arma de fuego y amenazas criminales.

“Los oficiales encontraron condiciones de vida horripilantes, como basura y comida en mal estado en el suelo, heces de animales y humanos y una gran cantidad de escombros que hacen que las áreas de la casa sean intransitables”, sostuvo el teniente de policía Greg Hurlbut.

Ina Rogers y Jonathan Allen comparecerán de nuevo en la corte el próximo 24 de mayo.

La acusaciones a la pareja se da cinco meses después de que las autoridades del sur de California arrestaran a los esposos David y Louise Turpin, acusados de maltratar y mantener secuestrados a sus 13 hijos en su hogar.

Seguir leyendo