Insólito: le quitaron su licencia de conducir y se presentó a su audiencia virtual manejando

Insólito: le quitaron su licencia de conducir y se presentó a su audiencia virtual manejando
Insólito: le quitaron su licencia de conducir y se presentó a su audiencia virtual manejando

El juez permaneció incrédulo, después de que un hombre estadounidense atendiera a su propia audiencia virtual manejando, pese a que se le había suspendido su licencia.

No volverá a ver su licencia en muchos años y, al parecer, tampoco su libertad. Un hombre estadounidense tuvo la osadía de asistir a su propia audiencia virtual, después de que le quitaran su licencia de conducir, desde su auto, manejando como si tuviera todos sus papeles en regla.

Fue así cómo el juez de su audiencia vio, en vivo y en directo, cómo Corey Harris, proveniente de Michigan, estaba violando la suspensión de su permiso. Y por si fuera poco, cuando la autoridad le preguntó si estaba conduciendo, el acusado le respondió que le dieran un momento para poder estacionar su auto, porque estaba llegando a una consulta médica.

El video se viralizó rápidamente en las redes sociales, pues además del insólito momento, las consecuencias que tuvo que afrontar el hombre fueron de gran escala. Esto fue lo que pasó después.

Insólito: le quitaron su licencia de conducir y se presentó a su audiencia virtual manejando
Insólito: le quitaron su licencia de conducir y se presentó a su audiencia virtual manejando

Le quitaron la licencia y asistió a su audiencia manejando

En cuanto el hombre se conectó a la videollamada y se lo vio conduciendo, su abogada, Natalie Pate, solicitó de inmediato que aplacen la audiencia por cuatro semanas, para intentar que pasara desapercibido el hecho.

No obstante, el juez insistió: “Tal vez no estoy entendiendo. ¿Este es un caso de conducir con licencia suspendida, y él estaba conduciendo sin licencia?”. Su abogada no pudo hacer nada más que confirmarlo y, por supuesto, no le admitieron la solicitud de aplazo.

Entonces, la autoridad procedió a revisar los antecedentes de Harris y encontró que no tenía ninguna licencia válida en su poder para poder manejar un vehículo. “No sé por qué haría esto”, dijo, y acto seguido revocó la fianza del hombre y le ordenó que se entregara en la cárcel esa misma noche.

“Si no se entrega a sí mismo, resultará en el arresto inmediato sin finanza”, dictaminó, todavía incrédulo, el juez.

Al recibir la orden, Harris lanzó la cabeza para atrás y pronunció con molestia: “Oh, dios mío”.

A la fecha, se desconoce si el hombre cumplió la orden y se entregó en la cárcel.

COMPARTIR NOTA